Jueves, 18 Abril 2019

 Jorge Medina Rendón - Director

 

Mueren 13 narcos en tiroteo con la policía en Río de Janeiro

Por C.H. GARDINER. RÍO DE JANEIRO (AP) La policía brasileña mató a tiros a por lo menos 13 presuntos narcotraficantes el viernes durante una balacera en una favela del barrio bohemio de Santa Teresa, en Río de Janeiro.

El enfrentamiento se desató cuando los agentes fueron recibidos con disparos mientras ingresaban a un área en la que se ocultaban los sospechosos, según el coronel Mauro Fliess, portavoz de la policía. Dijo que ningún policía resultó herido.

Los agentes incautaron drogas, fusiles, pistolas y municiones durante el operativo contra el narcotráfico. La policía indicó más tarde el viernes que la cifra de muertos había aumentado a 13 después de que dos sospechosos heridos fallecieron en el hospital.

Río de Janeiro es una de las ciudades más violentas del mundo, con frecuentes balaceras entre la policía y bandas de narcotraficantes. Tiene una tasa anual de homicidios de aproximadamente 50 por cada 100.000 habitantes.

En las fotos captadas por The Associated Press puede verse a una mujer desesperada que corre por una calle angosta, advirtiendo a gritos que la policía se alistaba para “ejecutar” a la gente dentro de una casa cercana, según dijo el fotógrafo.

En un momento dado se escuchó un balazo en una casa y poco después se vio a dos policías fuertemente armados en una camioneta tipo pick up en la que trasladaban dos cadáveres envueltos en sábanas ensangrentadas.

El nuevo presidente derechista Jair Bolsonaro prometió en su campaña combatir la creciente delincuencia, y dijo que los policías que matan a criminales deberían recibir medallas, no ser enjuiciados.

En diciembre, el organismo activista Human Rights Watch indicó en un informe que las muertes a manos de la policía habían alcanzado una “cifra récord” en Río.

“Los operativos de seguridad de estilo militar que dejan tras de sí un rastro de muerte en vecindarios pobres no mejoran la seguridad pública”, se afirma en el texto. “Por el contrario, hacen que las comunidades le tengan temor a la policía y que tengan menos inclinación a colaborar con la policía en la lucha contra el crimen”.

“Aunque en ocasiones la policía de Río mata a personas en legítima defensa, las investigaciones de Human Rights Watch y de otros grupos muestran que muchos homicidios son, en realidad, ejecuciones extrajudiciales”, añade.