Martes, 25 Septiembre 2018

 Jorge Medina Rendón - Director

 

México

Niños rehenes para forzar a mujeres a esclavitud sexual

Por Anastasia Moloney*

BOGOTÁ. Los traficantes de personas en México suelen mantener como rehenes a hijos de mujeres sometidas al comercio sexual para obligar a las madres a seguir trabajando, dijeron activistas.

Los traficantes se aprovechan de las madres jóvenes y empobrecidas, a veces se hacen pasar por el novio de las víctimas e incluso se casan y tienen hijos con ellas, explicaron los expertos.

Cuando las mujeres forzadas a la prostitución no ganan su cuota semanal, desobedecen las reglas o intentan escapar, los traficantes amenazan con mantener o dañar a sus hijos, dijeron.

"Una forma en que los traficantes coaccionan a sus víctimas en México es haciéndolas quedar embarazadas y luego quitándoles el cuidado de los niños", dijo Rosi Orozco, quien encabeza la Comisión Unidos contra la Trata de Personas, una organización no gubernamental mexicana.

"Luego la amenazan continuamente con que nunca volverá a ver a su hijo si no hace lo que le dicen", dijo Orozco, una excongresista que encabezó la ley contra la trata de personas en México en 2012.

En los últimos cinco años, cerca de 400 víctimas del tráfico sexual han sufrido de esta manera, según Teresa Ulloa, directora regional de la Coalición Regional contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe.

Las víctimas son comúnmente mujeres y niñas de entre 15 y 25 años que viven en áreas empobrecidas de todo México, dijo Ulloa a la Fundación Thomson Reuters.

Las mujeres son atraídas con ofertas falsas de trabajo como bailarinas o modelos en ciudades de México y Estados Unidos solo para ser forzadas a la prostitución en las calles y burdeles, dijo.

En partes de los estados del centro de México, Puebla y Tlaxcala, el tráfico sexual generalmente es un negocio familiar, y los hijos de las víctimas se convierten en propiedad de pandillas locales, según Ulloa.

"Está, como el padrino, el jefe de la familia, entonces toda la familia debajo de él desempeña un papel, algunos en el cuidado de los niños", dijo Ulloa.

"Pero no cuidan a los niños".

Los niños, incluidos bebés rescatados en operaciones policiales contra la trata de personas, fueron encontrados en condiciones "atroces, superpobladas", y algunos fueron atados, dijo Ulloa.

"Hubo situaciones en las que los niños de tres años tenían que cambiar los pañales de los bebés y tenían erupciones rojas y horribles", dijo.

Durante la última década, las autoridades federales han investigado 169 casos de trata de personas en Puebla y Tlaxcala, incluida la prostitución forzada, según cifras oficiales.

Pero es improbable que los sobrevivientes testifiquen en los casos contra los perpetradores a menos que las autoridades puedan rescatar primero a sus hijos, dijo Ulloa.

"Las mujeres no hablarán si saben que sus hijos aún están en manos de los traficantes", dijo.

En Tlaxcala, el tráfico sexual es a menudo un delito transmitido de generación en generación y es considerado como una "tradición cultural", según Jorge Sosa, abogado y activista contra la trata de personas en Puebla.

"Se acepta en las familias que los niños se preparen y aspiren a convertirse en proxenetas", dijo.

"Los niños incluso se sienten orgullosos de decir que, cuando crezcan, quieren ser proxenetas".

A nivel mundial, casi cinco millones de personas se ven forzadas a la explotación sexual, según la Organización Internacional del Trabajo.

*Thomson Reuters Foundation

(Reporte de Anastasia Moloney @anastasiabogota, editado en español por Juana Inés Casas.)