Jueves, 15 Noviembre 2018

 Jorge Medina Rendón - Director

 

Finanzas

La Industria fintech, el Bitcoin y el Blockchain en la AP

Por Jairo Contreras Capella, PhD*

Los países de la AP, con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), lograron definir los principios rectores que han de orientar el fomento, la discusión y el avance de la tecnología financiera (Fintech) en sus respectivos mercados; México, a diferencia de Colombia, ha dado un paso adelante con la expedición de la ley Fintech, colocándose a la vanguardia a nivel mundial.

Este tipo de norma hace énfasis en la consolidación del ecosistema financiero de nueva generación 4.0, facilita la promoción de la innovación, la competencia y la inclusión en un entorno de protección, integridad y estabilidad del sistema financiero ante los riesgos de las nuevas tecnologías disruptivas que se esfuerzan por abatir el rezago que presentan los países de la AP en materia de inclusión financiera.

El mercado ampliado de la AP busca así generar condiciones para elevar el nivel de competencia del sector financiero en beneficio de los usuarios en sus respectivos países, ofreciendo para ello un marco de certeza jurídica para el desarrollo de empresas tecnológicas en dicho sector. Se espera que esto facilite y promueva la articulación de inversionistas con agentes económicos, organizaciones y/o empresas que demandan financiamiento a través de instituciones de fondeo colectivo, crowdfunding y democratización en el acceso a financiamiento e inversiones, proporcionando un contexto de referencia competitivo con el resto del sector financiero tradicional.

Asimismo, el funcionamiento de empresas de fondos de pago electrónico permitirá que se potencie el desarrollo del comercio electrónico en los países miembros de la AP y que personas, actualmente no bancarizadas, puedan beneficiarse de la revolución digital, ampliando el mercado de usuarios financieros.

“El impacto que tiene fintech en los consumidores es enorme. Gracias a las fintech se pueden hacer pagos nacionales o internacionales oprimiendo una tecla de un celular, o realizar desde préstamos hasta inversiones usando criptomonedas como el bitcoin. Gracias a algoritmos avanzados, ya hay empresas que pueden prestar dinero en línea en menos de 30 minutos, para lo cual evalúan el comportamiento y características demográficas de los solicitantes usando las redes sociales. En fin, fintech significa un sinnúmero de utilidades. Pero también de riesgos.” (Colombia Fintech, 2018).

Otro de los elementos que ha de definirse para el mercado ampliado de la AP, es lo relacionado con las criptomonedas (entre ellas el bitcoin); deberá establecerse un estándar mínimo en cada país, miembro de la alianza, para que los nuevos operadores de divisas digitales (exchanges) ofrezcan solo activos virtuales autorizados por instituciones de cada país de la AP, así como la transmisión de dinero, generándose así el libre juego de la oferta y demanda digital que ha de expresar el valor económico al bitcoin.

El nuevo marco legal, concebido desde la perspectiva del mercado financiero ampliado de países fundadores de la AP, ha de propiciar que todos sus intermediarios financieros adopten lo que se conoce como plataformas bancarias abiertas (open banking en inglés).

Esta especie de democracia financiera directa, ha de permitir que los usuarios de los servicios financieros asuman de pleno derecho lo que les pertenece (la información de las transacciones personales y de sus empresas), sin necesidad de intermediarios financieros; una consecuencia mediata e inmediata es la portabilidad y uso de su información, necesidades, vínculos financieros y transacciones para la obtención de mejores servicios, con mayor confidencialidad en las transacciones, transferencias e información financiera sensible, como resultado de optimizar el ecosistema financiero como respuesta al incremento de la competencia.

Lo anterior requiere avances en tecnología blockchain, cuya irrupción y desarrollo constituye un logro revolucionario, tanto como lo fue cuando irrumpió el internet; puede afirmarse que con el blockchain hace su aparición el concepto de lo que se conoce, hoy, como el internet de valor. Dicha tecnología se asemeja a una especie de cadena de bloques de datos/información, y que gracias a ésta característica les confiere a los datos/información, una especial protección y compartimentación entre comunidades de interés.

Esa tecnología elimina o minimiza a los intermediarios (bancos, instituciones financieras), al tiempo que descentraliza la gestión de intermediación en cabeza de los usuarios quienes asumen el control del proceso, convirtiéndose en elementos activos de una enorme comunidad de interés (gestora financiera directa) conformada por millones de nodos, cada uno de los cuales se convierten (para el caso de comunidades de interés en gestión financiera) en enormes bancos virtuales con miles de millones de nodos, que terminan gestionando los libros de cuenta del banco.

La participación de los usuarios en el registro de ese gigantesco libro de cuentas gestionado colectivamente, constituye el origen de las transacciones de los miembros de una determinada colectividad de interés; así se conforman bloques de datos/información enlazados y cifrados para proteger la seguridad y privacidad de las transacciones, convirtiéndose en una base de datos distribuida cuya aplicación actual ha sido datos asociado al movimiento de dinero y transacciones, pero que la citada tecnología blockchain, puede tener aplicaciones diversas, más allá de los asuntos económico o financieros.

Hay que destacar, en el caso colombiano, que el Banco Interamericano de Desarrollo, por intermedio de su Laboratorio de innovación, junto a empresas tecnológicas y de consultoría internacionales anunció en el evento Foromic 2018, el surgimiento de la alianza internacional LAC-Chain con sede en Barranquilla y con cobertura para América Latina y el Caribe a efecto de impulsar el desarrollo de un sistema de blockchain, incluyente, eficiente y seguro para todo usuario.

En conclusión, el proceso de integración profunda de la AP requiere definir mediante consenso la aplicación de una ley fintech que facilite la integración de los mercados, impulse y regule tecnologías de nueva generación que como el blockchain, aseguren el surgimiento de un portafolio de criptomonedas, entre ella el bitcoin, divisa digital que facilita la consolidación del proceso integracionista, fortalece el mercado ampliado, y diversifica la oferta de servicios financieros, al tiempo que imprime celeridad y confiabilidad a las transacciones de bienes, servicios e inversiones.

REFERENCIAS

- Qué es blockchain: la explicación definitiva para la tecnología más de moda. En:

https://www.xataka.com/especiales/que-es-blockchain-la-explicacion-definitiva-para-la-tecnologia-mas-de-moda 

- Colombia Fintech, 2018. En:

https://www.colombiafintech.co/novedades/para-cuando-una-ley-fintech-en-colombia

(*) Post Doctor en Procesos Sintagmáticos de la Ciencia y la investigación; Post Doctor en Gerencia Pública y Gobierno; Post Doctor en Derechos Humanos; Doctor en Educación. Magister en Administración de Empresas (MBA); Especialista en Administración Pública (ESAP); Especialista en Tributación; Especialista en Estudios Pedagógicos; Abogado; Economista; Contador Público; Líder Grupo de investigación INVIUS, categoría A Colciencias (2018) Docente universitario (UniAtlántico; UniLibre; UniAutónoma) Tel (+57) 300-808-7481

Correos: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.; Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.