Jueves, 22 Junio 2017

Jorge Medina Rendón - Director

CIUDAD DEL VATICANO (AP) — Cuatro cardenales conservadores que cuestionaron públicamente al papa Francisco por su apertura hacia los católicos divorciados que vuelven a casarse por el fuero civil dijeron que el asunto está dividiendo a la Iglesia.

En una nueva carta, los prelados piden una audiencia a Francisco y observan que no respondió a su pedido escrito de clarificación en septiembre.

En “La alegría del amor”, publicado el año pasado, Francisco abrió la puerta a que los católicos vueltos a casar por el fuero civil reciban la comunión. El magisterio de la Iglesia dice que esos católicos deben obtener la anulación de su primer matrimonio o abstenerse de las relaciones sexuales si quieren comulgar.

Desde entonces, obispos y conferencias episcopales alrededor del mundo han dado distintas interpretaciones del escrito. Los más conservadores han reafirmado la posición tradicional sobre la indisolubilidad del matrimonio. Otros han tomado la posición de Francisco y han ido más allá. Los obispos de Malta, por ejemplo, dicen que a veces puede ser “humanamente imposible” que la nueva pareja se abstenga de las relaciones sexuales.

Relacionado: El libro de una periodista argentina que homenajea al papa Francisco

En la nueva carta, publicada en el blog del veterano periodista vaticano Sandro Magister, los cardenales dicen: “Qué doloroso es verlo: lo que es pecado en Polonia está bien en Alemania, lo que está prohibido en la arquidiócesis de Filadelfia está permitido en Malta”.

“Ante esta grave situación, en la que muchas comunidades cristianas se dividen, sentimos el peso de nuestra responsabilidad, y nuestra conciencia nos lleva a solicitar humilde y respetuosamente una audiencia”, dice la carta, fechada el 6 de mayo y firmada por el cardenal Carlo Caffarra, arzobispo emérito de Boloña, en nombre de los otros tres.

-Las palabras que dispararon la polémica-

Aunque no ha respondido, Francisco ha dejado en claro que quiere que su iglesia muestre un rostro más clemente y menos intransigente a los católicos que atraviesan situaciones familiares difíciles. Pero el miércoles sostuvo claramente que el matrimonio es para siempre.

En su lección semanal de catecismo, Francisco observó que la misa de bodas invoca la ayuda de los santos para ayudar a los recién casados a vivir para siempre como esposos. “No como dicen algunos, ‘mientras dure el amor’. No: ¡para siempre! Caso contrario es mejor no casarse. Para siempre o nada”, afirmó.

EFE. El clásico de la literatura argentina "El gaucho Martín Fierro", escrito por José Hernández en 1872, fue presentado este miércoles en Buenos Aires en judeoespañol, la lengua número 45 a la que se traduce la obra mayúscula del género gauchesco.

La presentación tuvo lugar en el Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefardi (CIDCS), de la capital argentina, y contó con la presencia del ministro de Cultura argentino, Pablo Avelluto.

La lengua que los judíos hablaban antes de su expulsión de la península Ibérica en 1492, el ladino, se usará ahora para relatar la historia de Martín Fierro, un 'gaucho' argentino reclutado para defender la frontera de su país contra los indígenas.

Este gaucho se convierte en "matrero" -prófugo de la ley- con problemas con la Justicia en las tierras de la Pampa argentina (centro) y termina por escapar de la civilización que conoce para vivir con los indígenas.

Los gauchos son propios de países como Argentina, Uruguay, Paraguay, el Chaco boliviano, el sur del Brasil y el sur de Chile y se caracterizan por ser hombres criollos que habitaban el campo, expertos jinetes y diestros en la ganadería. EFE Foto tomada del diccionario gauchesco.

AFP. Cuba advirtió este lunes a Donald Trump que no negociará "bajo presión o amenaza" y que su nueva política de restricciones al comercio y los viajes con la isla dañará la relación de Estados Unidos con América Latina.

"Como establece la Constitución de la República de Cuba, jamás negociaremos bajo presión o amenaza", dijo este lunes en conferencia de prensa en Viena el canciller cubano, Bruno Rodríguez, subrayando que su país tampoco "realizará concesiones inherentes a su soberanía e independencia".

Trump dejó sin efecto algunos aspectos del histórico acercamiento anunciado a finales de 2014, que llevó a Washington y La Habana a reanudar sus nexos diplomáticos en 2015, tras medio siglo de ruptura. El mandatario estadounidense anunció el viernes en un teatro de Miami, rodeado de anticastristas el endurecimiento del embargo, vigente desde 1962, la limitación de los viajes y la prohibición de los negocios con empresas cubanas administradas por militares.

"No será una directiva presidencial de los Estados Unidos la que pueda torcer el rumbo soberano de Cuba, como no pudieron hacerlo mas de 50 años(...) ¿Con que podrían amenazarnos hoy que no hayan hecho ya antes y fracasado?", añadió Rodríguez, quien calificó de "grotesco espectáculo" el escenario en que Trump delineó su nueva política hacia la isla.

Subrayó, las medidas "afectarán las relaciones del gobierno de Estados Unidos con América Latina y el Caribe y dañarán gravemente la credibilidad de su política exterior".

Además de Venezuela, principal socio comercial y aliado de Cuba, los gobiernos de Nicaragua y Bolivia condenaron la nueva arremetida de Trump contra la isla.

- Medidas " insostenibles" -

Rodríguez, quien se encuentra en Viena en visita de trabajo, en el marco de una gira por Europa, destacó que las medidas de Trump "son absolutamente insostenibles", porque "en la época en la que estamos viviendo, el bloqueo es una pieza de la Guerra Fría".

"No hay dudas que la historia, la época obligará a un gobierno de los Estados Unidos a levantar el bloqueo y a normalizar las relaciones con Cuba, y nosotros tendremos toda la paciencia, la resistencia, la decisión (...) para esperar a que ese momento llegue", expresó.

No obstante, destacó que el cambio de política provocará "daños y sufrimientos" al pueblo cubano, "daños económicos" a las empresas estatales y sobre todo al sector privado que florece al amparo de la cauta reforma económica.

Asimismo, dijo, "restringirán las libertades de los ciudadanos estadounidenses", y reducirán las oportunidades de participación de sus empresas en la economía cubana.

"Cuba rechaza enérgicamente las nuevas medidas que endurecen el bloqueo (embargo)", pero mantiene la "voluntad" de "continuar el diálogo respetuoso y de negociar los asuntos bilaterales pendientes" con Estados Unidos, dijo Rodríguez.

Sobre los fugitivos de la justicia norteamericana, el canciller dijo que "Cuba ha concedido asilo político o refugio a luchadores por los derechos civiles de los Estados Unidos", y adelantó que estas "personas no serán retornadas a los Estados Unidos, que carece de base legal, política y moral para reclamarlos".

Pero, añadió, que 12 ciudadanos norteamericanos que cometieron delitos en Cuba y fueron sancionados a prisión, han sido retornados a Estados Unidos "por decisión unilateral y en acto de buena voluntad, del Gobierno cubano".

Rodríguez destacó que durante toda su campaña electoral, Trump dijo que "apoyaba el cambio de política hacia Cuba, pero que él buscaría un mejor arreglo, un mejor trato con nuestro país".

"Un mejor trato significaría levantar el bloqueo, devolver el territorio de la base naval de Guantánamo, aceptar el concepto de compensaciones mutuas que beneficiarían mucho a los propietarios estadounidenses certificados por las nacionalizaciones de la década del 60", dijo.

De un lado, jardines y piscina, del otro, miseria y neblina. En las alturas de un cerro de Lima, un muro separa un barrio rico de otro pobre.

Para unos vecinos es sinónimo de seguridad; para otros, de discriminación. Un juez evalúa si la construcción puede seguir allí.

En la zona este de la capital peruana, un muro de 10 km, hecho de concreto y con un alambrado tipo prisión, divide el acomodado Surco de la humilde San Juan de Miraflores. Empalma otro de piedras apiladas y con un alambrado de púas, que se extiende por 4,5 km entre el populoso Villa María del Triunfo y el exclusivo La Molina.

Es esta segunda obra, construida por La Molina, motivo de demanda. Para llegar a ella por el lado de Villa María, hay que andar sobre vías plagadas de piedras afiladas y tierra muerta, que resucita con cada pisada, como quien lanza un puñado de talco al aire.

Tras subir por cuestas y una interminable escalera de cemento se corona la cima, allí donde la niebla convive con la gente. Las casas son de madera, techos de zinc y no hay agua potable.

Por el "lado rico" hay pendientes y algunos accesos afirmados. La Molina detalla que ha sembrado árboles en 25 de 300 hectáreas del sector, una zona destinada a ser parque ecológico. A la altura del sector La Alborada, una especie de "check point" permite el cruce de Villa María a La Molina.

Guardias municipales del "lado rico" custodian el ingreso en una caseta. No hay restricciones. Bien lo saben decenas de habitantes del "lado pobre" que trabajan en el servicio doméstico del "lado rico" y descienden por allí.

En tiempos de crítica a iniciativas de colocar muros entre fronteras, esta muralla de piedra separa, con o sin intención, a dos "Limas", en la capital de un país con una de las economías más sólidas de la región.

- ¿Libre tránsito? -

El ciudadano Carlos Hinostroza, quien dice representar a los vecinos de Villa María, ha planteado una acción judicial contra el alcalde de La Molina, Juan Carlos Zurek, para demoler el muro.

A su juicio, el muro discrimina y restringe el libre tránsito de unas 2.000 personas del sector, pues muchos de ellos no viven cerca del punto de acceso. "Hay gente que quiere bajar y el único acceso es por ese lado, le obligan a venir por aquí. No pueden caminar porque han puesto un cerco de alambrados y eso es inconstitucional", dice Hinostroza a la prensa, al pie del muro.

Hasta el lugar llegó el jueves el juez Carlos Ccalla, para verificar la situación. Con las declaraciones de ambas partes, emitirá su decisión en breve.

Para los representantes de La Molina, el muro no es ilegal ni discriminatorio, sino que brinda seguridad y resguarda una zona ecológica. En el 2013 el propio alcalde Zurek dijo que el cerco buscaba poner fin a las invasiones de terrenos.

"Este muro no constituye un elemento de discriminación ni viola un derecho fundamental (...) Protege una zona destinada a ser parque ecológico (...) Los vecinos de Villa María tienen acceso por el cual pueden pasar", dijo a la prensa la gerente municipal de La Molina, Gina Gálvez.

Gálvez, precisa que en La Alborada no hay alumbrado público y esta garita brinda seguridad para ambos lados. Recuerda que el muro se construyó en 2012 y acusa al señor Hinostroza de reclamar ahora porque quiere ser alcalde de Villa María. Hinostroza, por su parte, dice que es Gálvez quien quiere postular por La Molina. Las municipales son en 2018.

-¿Qué dicen los vecinos?-

"El muro no puede ser cerrado, pero tampoco puede estar completamente abierto como se pide (en el recurso judicial). Los vecinos de La Molina, lo que estamos haciendo, es tener seguridad", dijo a Canal N el presidente del comité de Defensa de Rinconada del Lago, Agustín Silva, uno de los exclusivos sectores del lugar.

Del otro lado, las opiniones van desde la indiferencia hasta el apoyo. "Tengo cinco años aquí con mi familia. El muro no es incómodo, se puede pasar al otro lado sin ningún problema. La mayoría realiza trabajos domésticos en La Molina", comentó a la AFP Aníbal Rosario, habitante de Villa María.

"Si no quieren discriminar, dennos trabajo. Aquí todos los caminos, los hemos abierto nosotros. La municipalidad de Villa María no nos ha ayudado", agregó. Por Moises AVILA AFP 

Página 1 de 69