Sábado, 19 Agosto 2017

 Jorge Medina Rendón - Director

 

Portugal y México igualaron en Copa Confederaciones

Bastó con que Cristiano Ronaldo tocara el balón para encender la tribuna. Aunque los pases que llegaron a él no fueron demasiados, sí fueron los suficientes para que los 34, 272 asistentes en el Kazán Arena se levantaran de sus asiento. Los aplausos no cesaban, los gritos fervientes, tampoco.

Incluso, cuando Cristiano estuvo a punto de anotar, si no fuera porque estrelló su disparo en el travesaño, el inmueble vibró. Aunque todo retumbó, aún más, cuando se hizo presente el VAR. El gol de Pepe provocó que la tecnología fuera protagonista. La afición estaba desconcertada. Nadie podía creer que se anulara el gol de Portugal.

El partido siguió su curso. La intensidad se vivió desde días atrás. La Selección mexicana y la de Portugal comenzaron a vivir el cotejo desde el miércoles. Los focos estaban puestos en este duelo; era el más atractivo de la primera jornada de la Copa Confederaciones 2017.

No defraudó en absoluto. La pasión que se vivió en la tribuna contagió a los futbolistas. Desde el comienzo del juego hubo intensidad por parte de ambas escuadras, de una manera pacífica, fiel reflejo de lo sucedido con los aficionados.

Portugal fue desapareciendo conforme pasaron los minutos. Llegar al minuto 60 sin una llegada durante el segundo tiempo era el reflejo de todo, aunque al momento de que Cuaresma o Cristiano tocaban el balón, temblaba el cuadro mexicano. Pero quien cambió la historia fue Cedric.

El partido había venido a menos. México ya había cedido por completo el balón y Portugal aprovechó. Un error de Héctor Herrera, quien intentó despejar la redonda, pero terminó por dejarla servida, provocó que el de casaca 21 pusiera el 2-1 y nublara el panorama para el Tri.

Sin embargo, la esperanza no murió nunca. Héctor Moreno se encargó de poner sentencia a la pizarra al 91, cuando estaba por terminar el cotejo. Kazán cumplió como sede y su primer cotejo no le falló. Goal.com Latam