Miércoles, 26 Septiembre 2018

 Jorge Medina Rendón - Director

 

Concluye toma feminista en la Universidad de Chile

AFP. Tras 74 días concluyó este martes la toma de la facultad de Derecho de la Universidad de Chile que realizaron centenares de estudiantes en protesta por la discriminación y el acoso sexual del que han sido víctimas varias universitarias.

El frontis de la facultad de Derecho de la Universidad de Chile, un emblemático edificio de Santiago, se vio totalmente bloqueado por más de dos meses por sillas, mesas y carteles colocados por un grupo de universitarias que denunciaron padecer una educación sexista. Después de 74 días, ponen fin a una medida que califican como "un éxito".

"Fue sin duda exitosa porque pone un tema en la palestra: la educación pública no sexista. Logramos tensionar y presionar a nuestras autoridades", declaró Emilia Schneider, vocera de la toma feminista, a medios locales.

Las estudiantes realizaron asambleas al interior de la facultad, a la cual sólo dejaban ingresar a algunos hombres, y se unieron a un movimiento nacional de universitarias que salió a las calles a protestar y denunciar lo que consideran sexismo por parte de muchos docentes.

"Señorita, qué hace con ese escote, ¿usted vino a dar una prueba oral o a que la ordeñen?", "Hay que exigirles más a las mujeres feas porque las lindas, aunque tontas, igual encuentran marido, pero fea y tonta no hay quién la aguante", son algunos de los comentarios que recopilaron alumnas de la Universidad Católica, que también realizaron una toma del centro al inicio del movimiento.

El profesor y expresidente del Tribunal Constitucional de Chile, Carlos Carmona, fue denunciado por acoso sexual por una estudiante, y pese a que las universitarias y más de una treintena de académicas de la Universidad de Chile exigieron su renuncia, Carmona se mantiene como docente.

"Esperamos que (Carmona) se sienta interpelado y que entienda que lo mejor para la comunidad universitaria es que dé un paso al costado", aseveró Schneider.

Las manifestantes de este centro lograron que se modifiquen protocolos para enfrentar acusaciones de abusos sexuales y laborales futuras, y expresaron la necesidad de equiparar el número de profesoras y profesores, y que se implementen políticas de formación que eviten una educación sexista.

La protesta de las estudiantes se produjo en medio de una ola feminista que tomó fuerza en Chile en los últimos meses con tomas de más de 20 centros universitarios y masivas protestas contra la violencia sexual y las desigualdades de las que son víctimas las mujeres.