Viernes, 19 Julio 2019

 Jorge Medina Rendón - Director

 

Matan a tiros a excomandante de las Farc

BOGOTÁ, 14 mayo (Reuters) Un excomandante de la desmovilizada guerrilla de las Farc murió el martes en un ataque a tiros en el suroeste de Colombia, el mando de mayor rango muerto violentamente desde la firma del acuerdo de paz en 2016, informaron el partido político que surgió del otrora grupo rebelde y la Policía Nacional.

La muerte de Jorge Enrique Corredor, de 49 años y más conocido por su antiguo nombre de guerra como Wilson Saavedra, se produjo cerca de la ciudad de Tuluá, en el departamento del Valle del Cauca, 200 kilómetros al suroeste de Bogotá, a donde llegaron dos hombres armados en una motocicleta que le dispararon en varias oportunidades.

Corredor, quien fue comandante del frente 21 y de la columna Saavedra Ramos de las desmovilizadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que operaron en las montañas del suroeste del país, participaba actualmente en un proyecto agrario con excombatientes apoyado por las Naciones Unidas.

"Es una situación inaceptable, como es inaceptable el silencio cómplice del gobierno que no dice nada frente a esta situación que está llegando a términos escandalosos e inaceptables para un Estado que firma un acuerdo de paz", dijo a periodistas el senador de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, Carlos Antonio Lozada, al lamentar el asesinato.

Las FARC y el Gobierno del expresidente Juan Manuel Santos firmaron en noviembre de 2016 un acuerdo de paz para poner fin a un conflicto de más de medio siglo que ha dejado 260.000 muertos y millones de desplazados.

Bajo los términos del acuerdo unos 13.000 integrantes del grupo rebelde, incluidos más de 6.000 combatientes, depusieron las armas y conformaron el partido político FARC como parte de su proceso de reintegración a la sociedad.

Desde la firma del acuerdo de paz, 131 excombatientes de las desmovilizadas FARC han muerto en ataques que no han sido esclarecidos hasta el momento, según dirigentes de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común que temen una campaña de exterminio de sus integrantes como sucedió en la década de 1980 con la izquierdista Unión Patriótica.

Más de 3.000 dirigentes de ese partido político, incluidos dos candidatos presidenciales, cinco congresistas, además de alcaldes, concejales y diputados, murieron en el marco de una campaña atribuida a paramilitares de ultraderecha apoyados por algunos efectivos de las Fuerzas Armadas.

(Reporte de Luis Jaime Acosta; Editado por Ricardo Figueroa)