Lunes, 22 Julio 2019

 Jorge Medina Rendón - Director

 

La historia oculta del exbeatle Ringo Starr cerca de los 80 años de edad

La gran mayoría de gente sabe que Ringo Starr fue el baterista de Los Beatles. Sin embargo pocos saben que el grupo no le quería, que fue amenazado de muerte, que pasó varios meses en coma y un sinfín de historias ‘oculta’ sobre su vida.

Ringo Starr, junto a Lennon, siempre ha sido mi Beatle favorito. Supongo que como la batería me fascina y es mi instrumento preferido, mi devoción hacia Ringo está justificada por su talento.

De hecho, Ringo fue considerado en 2011 por Rolling Stone, la revista, uno de los mejores bateristas de la historia de la música y no en vano, por supuesto. Pero, al margen de su espectacular habilidad a la batería, ¿qué sabes sobre Starr?

Te diré que de pequeño Ringo (que se llama artísticamente así por la gran cantidad de anillos que llevaba) siempre estaba enfermo y pasaba años en el hospital. Fue allí donde, en clase de música dentro del mismo centro hospitalario, aprendió a tocar el tambor y quedó fascinado.

Richard Henry Starkey, que ese es su nombre real, nació en 1940 en Liverpool, en un suburbio portuario. Mucho antes de ser un Beatle la crisis económica obligó a su madre a tener varios trabajos a la vez ya que se había separado de su marido y tenía a Ringo a su cargo.

Cuando tenía seis añitos, Ringo sufrió una peritonitis que le mantuvo en coma durante dos meses y medio. Por suerte lo superó y, años después, cuando él tenía 13, su madre rehizo su vida casándose con Harry Geaves que fue un padrastro amoroso y que, atención, ¡le regaló su primera batería!

En ese mismo año un resfriado mal curado se convirtió en algo mucho más grabe, pleuresía. Ringo tuvo que pasar dos años enteros de su vida en un hospital y fue allí donde aprendió a tocar el tambor.

Cuando salió de su largo ingreso, fue cuando Harry le regaló la batería de segunda mano. Quién le iba a decir a su padrastro que Ringo Starr iba a dedicar su vida a tocarla alcanzando la fama mundial, ¿verdad?

Ringo fue creciendo y tuvo varios trabajos, entre ellos, de mensajero. Además, alternaba con su gran pasión, la música, tocando en grupos de barrio hasta que consiguió hacerse cierto renombre. En 1960 dio varios conciertos en Liverpool junto a su banda Rory Storm and the Hurricanes que ya eran famosos en su tierra.

Con esta formación viajó a Alemania para dar un concierto y fue allí donde conoció a los Beatles por primera vez empezando a sustituir de forma esporádica a Pete Best a la batería cuando él no estaba disponible.

Ringo se hizo amigo de los demás Beatles y dos años después, el representante de la banda, Brian Epstein, le ofreció quedarse él tras echar a Pete. Los primeros meses de 1962 fueron muy duros para Ringo dado que ni Paul, John y George le querían como baterista fijo ni sus fans le aceptaban.

Sin embargo, con su talento y su carisma, a finales de 62 ya recibía millones de cartas como el resto de sus compañeros, de admiradores de todo el planeta. La “Beatlemanía” estaba ya plenamente extendida por todo Reino Unido y en 1964, dieron el salto al charco llegando a Estados Unidos.

Los Beatles participaron en el Ed Sullivan Show y su audiencia superó los 73 millones de espectadores. Su fama ya era global y eso tenía su parte negativa. En febrero de 1965, Starr recibió una amenaza de muerte justo antes de subirse al escenario en Montreal.

Su solución fue drástica, colocó los timbales en posición vertical para tener cierta protección en caso de que intentaran asesinarle pero, como valiente que es, salió a tocar y no canceló el concierto.

n 1966 y tras cuatro años de Beatlemania, Ringo dijo “que esos años de fama eran suficientes para cualquiera” y el grupo dio su último concierto en directo en el Candelstick Park de San Francisco.

En Agosto del 69, tres años después, todos los Beatles se reunieron en Abbey Road, que es donde está su mítico estudio de grabación y en septiembre de ese mismo año, Lennon les dijo que dejaba los Beatles.

Tras el asesinato de Lennon en 1980 y el fallecimiento de George Harrison hace 18 años, Paul y Ringo son los únicos Beatles que quedan y, a sus casi 80 años (¡acaba de cumplir 79!) Ringo sigue fiel a su lema de vida ‘paz y amor’.

Además sigue en plena forma sobre el escenario y así lo ha demostrado estos días tras volver a tocar en Madrid, Bilbao, A Coruña y Barcelona, ciudad a la que no venía desde julio de 1965, ¡qué se dice pronto!

Ringo ha regresado con su All Starr Band que cumple 30 años dándonos música de calidad. Está claro que Starr, como los grandes músicos, no va a dejar de tocar, componer y cantar hasta que se vaya de este mundo y eso, ¡me encanta!

Anna Sanchez Yahoo Vida y Estilo