Sábado, 27 Mayo 2017

El Portal de La Integración Regional

Jorge Medina Rendón - Director

Bajo estrictas medidas de seguridad y vigilados por casi 10.000 agentes, los jefes de Estado de los siete países más industrializados del mundo iniciaron este viernes en la ciudad italiana de Taormina la 43 cumbre del denominado G7.

Es la primera del mandatario estadounidense, Donald Trump, en un encuentro que estará marcado por la "lucha contra el terrorismo" a menos de una semana del ataque que dejó 22 muertos en un recital para jóvenes en Manchester, Inglaterra.

Con el lema "Construir las bases de una confianza renovada", Trump y sus pares de Canadá, Justin Trudeau; de Japón, Shinzo Abe; de Francia, Emmanuel Macron; de Reino Unido, Theresa May; de Alemania, Angela Merkel, y el local Paolo Gentiloni debatirán hoy y mañana una diversidad de temas sobre los que no hay un consenso homogéneo.

La reunión, en una Taormina blindada para la que será además la primera cumbre de G7 de Gentioni, May y Macron, estará cruzada por "llevar la lucha contra el terrorismo a un nivel más alto", afirmó en la previa de la cumbre el premier italiano.

"Queremos resultados. Habrá una discusión sobre temas que interesan a toda la humanidad, como el cambio climático, el comercio, las migraciones, la relación con África. No será una discusión simple, pero Italia, que hospeda la cumbre, buscará volverlo útil y hacer converger las posiciones", agregó Gentiloni en un videomensaje antes de la reunión que concentra al 32,2% del PBI mundial.

La posibilidad de levantar las sanciones a Rusia, suspendida en 2014 de lo que hasta entonces era el G8, será otro de los temas de discusión, aunque sin "una opción al momento" y con "varias opciones", aseguró ayer el asesor económico de la Casa Blanca Gary Cohn al llegar a Taormina.

Con el consenso descontado en la necesidad de adoptar medidas más fuertes en la así llamada "lucha contra el terrorismo", aún no está acordada definitivamente la declaración conjunta que firmarán mañana al mediodía, especialmente en dos temas clave como comercio y cambio climático en los que las posturas de la Casa Blanca aparecen a contramano del consenso alcanzado entre el resto.

La decisión de la administración Trump de revisar el denominado acuerdo de París sobre cambio climático por considerarlo "muy costoso" para la principal economía del planeta es uno de los obstáculos para alcanzar acuerdos en esa dirección.

Según supo Télam en Roma, algunos puntos que sí formarán parte de los diálogos son la crisis de los migrantes y refugiados, con especial interés italiano, la ciberseguridad, en aumento tras el ataque global no identificado de la semana pasada y una "agenda social" en la que la denominada "seguridad alimentaria" puede tener un rol cohesionador.

La cumbre, originalmente pensada para Florencia, se desarrolla en Taormina por una decisión del anterior premier italiano en octubre de 2016 de "dar visibilidad" al sur del país, "desterrar" los prejuicios sobre las mafias en la isla siciliana y "poner en primer plano" la problemática de los migrantes.

De todas formas, durante toda la semana se suspendieron los desembarcos en la isla como parte del protocolo de seguridad que desde el 10 de mayo y hasta el próximo martes suspendió el "espacio Schengen" que habilita la libre circulación de ciudadanos europeos por suelo italiano.

En una cumbre con dos mujeres entre los siete gobernantes participantes, la desigualdad de género será otro tema que puede tener relevancia en la declaración final, así como la convocatoria a hacer de la innovación "una fuente de prosperidad y de crecimiento inclusivo".

Se esperan además posibles referencias a la crisis siria, en especial considerando el rol de Rusia, y a la tensión en aumento en la península coreana.

Además de los siete jefes de Estado, estarán también el secretario general de las Naciones Unidas Antonio Guterres, y los responsables del Cosejo Europeo Donald Tusk y de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, el primero en parafrasear al papa Francisco este viernes al pedir "construir puentes y no muros".

Tras la ceremonia que este viernes dio el puntapié inicial en el antiguo Teatro Griego de la ciudad del este siciliano, los siete jefes de Estado y sus delegaciones tendrán dos "sesiones de trabajo" hasta la cena ofrecida por el presidente italiano Sergio Mattarella.

Mientras tanto, las cinco "primeras damas" y el esposo de Angela Merkel como "primer marido", harán un recorrido conjunto en helicóptero para admirar el Etna, el volcán activo más alto del continente. En una ciudad que reboza lujo a 200 metros de altura, con vistas sorprendentes al Mar Jónico, las "ammenities" para los consortes incluirán además una muestra privada del "Retrato de marinero desconocido", del pintor italiano Antonello da Messina, uno de los más destacados discípulos de Leonardo Da Vinci.

Mañana, tras una breve jornada de trabajo, los mandatarios se tomarán la famosa "foto de familia" antes de finalizar con la firma de la declaración conjunta y el traspaso de la presidencia a Canadá, más allá de que como escribió este viernes el diario de la conferencia episcopal italiana, Avvenire, "raramente las discusiones del G7 llevan a importantes acuerdos internacionales". Télam Yahoo Noticias.

Naciones Unidas may (EFE).- El secretario general de la ONU, António Guterres, pidió más control a los países en sus ventas de armamento dados los continuos ataques contra hospitales y otros objetivos civiles que se dan en los conflictos actuales.

"Urjo a aquellos involucrados en transferencias de armas a mostrar más responsabilidad y considerar las potenciales consecuencias de esas ventas, para las vidas humanas y para nuestra seguridad común", dijo Guterres al Consejo de Seguridad.

El máximo órgano de decisión de Naciones Unidas celebró hoy una sesión especial dedicada a la protección de los civiles en los conflictos y, en especial, a la seguridad de los hospitales y el personal sanitario.

La reunión la presidió el canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, quien recalcó también la necesidad de un mayor control sobre el comercio internacional de armas.

Nin Novoa llamó la atención en concreto sobre el hecho de que los "ataques más devastadores son los efectuados por vía aérea" y recordó que en ninguna de las guerras actuales los llamados rebeldes tienen fuerzas aéreas propias.

"Quienes sí tienen fuerzas aéreas son los Estados involucrados en los conflictos y, por consiguiente, la responsabilidad primaria recae sobre dichos Estados", denunció.

El representante uruguayo también consideró responsables a los países que "suministran y venden, o autorizan a sus pujantes y prósperas empresas el suministro y la venta, de los aviones y su correspondiente armamento".

Nin Novoa apuntó directamente a las potencias permanentes del Consejo de Seguridad (EE.UU., Rusia, China, Francia y el Reino Unido), citando un estudio según el cual esos cinco países suministraron entre 2011 y 2015 el 75 % del total de las exportaciones de armas.

El ejemplo más reciente tuvo lugar el pasado fin de semana, cuando Estados Unidos firmó con Arabia Saudí un acuerdo para vender armamento por valor de 110.000 millones de dólares al país árabe, que lidera la coalición que interviene en Yemen y que ha sido acusada de bombardear hospitales.

El debate de hoy, impulsado por Uruguay, se produce un año después de que el Consejo de Seguridad aprobase una resolución para tratar de contener los ataques contra instalaciones y personal sanitario.

La realidad, sin embargo, no ha registrado mejoras desde entonces y los abusos continúan de manera regular en países como Siria, Irak, Afganistán, Yemen o Sudán del Sur.

"Sobre el terreno, poco ha cambiado. Los ataques contra trabajadores e instalaciones médicas continúan. Nadie se salva", reconoció hoy Guterres.

En 2016, se registraron ataques contra equipos sanitarios en al menos 20 países en conflicto, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"En la mayoría de los casos, nadie se hizo responsable", destacó el jefe de la ONU en su discurso, en el que aseguró que los ataques son parte de una "tendencia" que muestra que las partes de los conflictos están "tratando a los hospitales y clínicas como objetivos, en vez de respetarlos como santuarios", tal y como exige la ley internacional.

Por ello, Guterres, reiteró su llamamiento a todos los combatientes a evitar ese tipo de ataques y a hacer todo lo posible para limitar el daño a los civiles en sus operaciones militares.

Pero además, animó a todo el mundo a poner de su parte, presionando a los Gobiernos responsables para que se detengan, controlando sus transferencias de armas o buscando garantizar que no haya impunidad en los crímenes más graves.

Nin Novoa insistió por su parte también en que la comunidad internacional tiene la "obligación" de identificar y castigar a los culpables.

Así, señaló que los Estados miembros deben garantizar investigaciones sistemáticas de este tipo de ataques y que el consejo de Seguridad también debe asumir su "responsabilidad", imponiendo sanciones a los responsables o remitiendo casos a la Corte Penal Internacional (CPI).

Berenice Conte tiene 25 años de edad y vive postrada en una cama tras someterse a una operación de aumento de pecho que salió mal: en medio de la intervención, sufrió un accidente cerebrovascular isquémico que estuvo a punto de acabar con su vida.

Se trataba de un operación de estética más: un simple implante de silicona por expreso deseo de la paciente. Pero todo se torció en el quirófano. La joven argentina Berenice Conte sufrió un infarto cerebral y un infarto cardiaco. Los médicos pudieron reanimarla en la mesa de operaciones, pero su vida ya no ha vuelto a ser la misma.

Los hechos ocurrieron el pasado 12 de octubre, según informa el diario Clarín. “Nos aferramos a lo que nos dicen sus ojos”, explica Marcelo, su padre, en el mismo medio. Pero la triste realidad es que Berenice sufre una discapacidad motriz total.

Antes de la fatídica operación, Berenice era una joven llena de vida. Estudiaba Relaciones Públicas, trabajaba como recepcionista en un bar, sabía hablar tres idiomas y había vivido tres meses en Brasil gracias a una beca otorgada por su universidad.

El médico que le realizó la operación es un famoso experto en cirugía estética. Berenice lo conoció gracias a que varias de sus amigas habían pasado por sus manos. El médico le realizó todas las pruebas pertinentes antes de la intervención y ninguna de ellas predijo lo que luego ocurrió.

Marcelo recuerda con pena que dejó a su hija a las 8:30 de la mañana y a las tres horas, cuando fue a visitarla, se la encontró entubada en la Unidad de Cuidados Intensivos.

Ahora Marcelo, su mujer y su otro hijo de 21 años visitan con regularidad a Berenice. La chica no puede hablar, pero sí que se comunica con su familia mediante el parpadeo. “Cuando cierra los ojos significa sí. Si no, hace un pequeño movimiento, como diciendo no. Es lo único que hace. La única comunicación directa que tenemos con ella”, asegura su progenitor al mismo medio.

El caso de Berenice se encuentra actualmente en los tribunales. Ahora será un juez el que dictamine si hubo algún tipo de irregularidad en la operación, por parte del médico o del anestesista. Mientras tanto, su familia tiene la esperanza de que algún medicamento o tratamiento les devuelva a su hija, tal y como la conocieron.

Stephen Jones pernoctaba en una calle lateral a la sala donde se desarrollaba el concierto de Ariana Grande cuando un fuerte sonido lo sacó de su ensueño. Este joven sin techo no dudó en acercarse al lugar de los hechos para socorrer a los necesitados.

“Eran niños, muchos niños llenos de sangre que gritaban y lloraban”, relató Jones al día siguiente en la cadena de televisión ITV. “Tuvimos que sacar los clavos de los brazos, inclusive del rostro de una pequeña”, agregó.

“Es puro instinto ir a ayudar”, precisó.

Ahora, el copresidente del West Ham, David Sullivan, y su hijo Dave Jr, han revelado que quieren ayudar a recompensar a Jones, de 35 años, por sus acciones desinteresadas.

Dave Jr tuiteó: “Papá y yo queremos alquilarle al hombre sin hogar en Manchester un espacio durante seis meses para ayudarlo a ponerse en pie”.

“Si alguien puede ayudarnos a ponernos en contacto, se lo agradecemos -continuaba-. Un acto tan desinteresado necesita recompensa. Por favor, etiqueta a cualquier persona que pueda ayudarnos.”

Jones ha narrado cómo tuvo que sacarle las incrustaciones de clavos en el rostro de una menor, después de que el terrorista británico de origen libio Salman Abedi accionara el artefacto que llevaba en una mochila, provocando una explosión que le dio muerte a 22 personas y que envió al hospital a 119 heridos de diferentes intensidades.

El mismo sin techo ha recordado haber visto horrorizado a niños cubiertos de sangre que salían del recinto, mientras en el suelo quedaban varios cuerpos “sin vida”, rodeados de una madre en estado de shock.

Según ha trascendido, pocas horas después del llamado de David y Dave Jnr Sullivan, Jones fue ubicado, gracias a la ayuda de las redes sociales y del Booth Center de Manchester, un centro de día que ayuda a los sin techo de la ciudad.

En su cuenta de Twitter, Dave Jr escribió: “¡Hemos encontrado a STEVE! Esto muestra el poder que para bien tienen las redes sociales. Gracias a todos los involucrados, han ayudado a cambiar la vida de un hombre”.

Jones, quien ha estado sin hogar durante más de un año y que antes trabajaba como albañil, aseguró que no había podido dormir la mayor parte de la noche por culpa del horror que había presenciado.

“No habría podido vivir conmigo mismo si me hubiera alejado -confesó-. El hecho de que no tenga hogar, no significa que no tenga corazón”.

“Hay mucha gente buena en Manchester que nos ayuda, y necesitamos devolver ese gesto -apuntó-. Me gustaría pensar que alguien me hubiera ayudado si me hiciera falta”.

Un segundo salvador sin techo

En paralelo a esta historia, otro hombre sin hogar, de nombre Chris Parker, aprovechaba las aperturas de las puertas del Manchester Arena tras la conclusión del concierto para pedir alguna moneda, cuando escuchó la explosión.

Chris Parker. Foto de Yahoo!
Parker, de 33 años, relató a la agencia Press Association que la fuerza de la explosión lo lanzó por el suelo. “Primero fui lanzado al suelo y después me levanté y en lugar de huir, mi instinto me empujó a correr e intentar ayudar”, dijo al borde de las lágrimas.

“Vi una niña pequeña (...) ya no tenía piernas -continúa-. La envolví con una camiseta y le pregunté: ‘¿Dónde está tu mamá y tu papá?’. La niña respondió que su papá estaba en el trabajo y que su madre estaba arriba, en la sala.

La segunda persona que auxilió fue una mujer que finalmente falleció. “Murió en mis brazos -detalla-. Tenía unos 60 años y me dijo que había venido con su familia”.

“El suelo estaba lleno de pernos y tuercas. Algunas personas tenían agujeros en la espalda”, relató. Sin embargo, otra cosa no ha salido de su cabeza: “Son los gritos lo que no consigo olvidar y también el olor (...) No quiero decirlo, pero se sentía un olor a carne quemada”.

A partir de su aparición en el revuelo mediático y luego de ver una foto suya en Facebook, Jessica, la madre de Chris Parker, se puso en contacto con la prensa.

La mujer aseguró que no tenía ni idea de que su hijo estaba sin hogar, tras haber perdido el contacto con él hace unos años. Su reaparición llevó a esta mujer de 57 años a pedir ayuda para poder localizarlo, y planea viajar de su casa en Norfolk hasta la ciudad de Manchester.

“Cuando vi la historia de lo que había hecho y de lo valiente que había sido, me quedé anonadada -declaró-. Estaba muy orgullosa. Pensé ‘ese es mi chico”. Ahora sólo quiero hablar con él y verlo. Me quedé totalmente sorprendida cuando sus historias de Chris, pero sabía que eso era algo que él haría”.

Según el Daily Mail, este martes sendas operaciones de crowdfunding habían logrado colectas a través de Internet que llegaban a las cifras de 25.000 libras (32.400 dólares) para Stephen Jones, así como más de 21.000 libras (27.200 dólares) para Chris Parker. Benito Kozman,Yahoo Noticias 

Página 1 de 118