Jueves, 22 Junio 2017

Jorge Medina Rendón - Director

A raíz deL aumento en la demanda de atención por urgencias obstétricas, el hospital Niño Jesús implementó un plan de contingencia consistente en el aumento de la planta asistencial de esa área a fin de descongestionar los servicios.

Según la subgerente científica del hospital, Karina Orozco, “la demanda aumentó entre un 50 % a 60 % de lo que habitualmente se atiende, lo que ocasionó un colapso debido a que no hay la disponibilidad de camas para atender a las embarazadas que empezaron a llegar desde el miércoles. Ante esto, tuvimos que ubicar a las pacientes en sillas plásticas y otras compartieran cubículos con las que se encontraban en camillas. De igual forma, están siendo atendidas y se les están suministrando los medicamentos correspondientes”.

La razón ante la elevada demanda se le atribuye al hecho de que es el único hospital público que atiende emergencias obstétricas de la EPS Coomeva que actualmente no cuenta con IPS que le preste servicios. “Además, tenemos el tema de las embarazadas venezolanas que no han sido atendidas en otros centros de saludo y nosotros por razones humanitarias estamos obligados a atender”, agregó Orozco.

Esta situación ha puesto en evidencia que otras empresas prestadoras de saludo no están cumpliendo con el proceso de contra remisión que consiste en buscar cupo a las pacientes embarazadas con patologías complejas en IPS de mayor nivel, pues, por razones de competencia no pueden ser atendidas en el Niño Jesús. Estas pacientes ocupan camas hasta que las EPS o el mismo hospital les consiga cupo en una IPS de mayor complejidad y retarda el ingreso de las que necesitan hospitalización en el Niño Jesús.

Yuslenis Peña es una de las 16 mujeres que llegaron en la mañana de hoy al hospital en busca de atención. Ella es enfermera, ciudadana venezolana y se encuentra en el séptimo mes de embarazo. Según la historia clínica presenta infección urinaria y esto la obliga a permanecer en observación en la urgencia obstétrica del hospital.

“Llegué con infección urinaria fuerte y es riesgoso mi embarazo. No tengo seguridad social peros aspiro a tenerla después del parto. Acá me han atendido bien. Hay retrasos porque han llegado muchas mujeres”, comentó Yuslenis.

La secretaría de la Mujer y Equidad de Género de la Gobernación del Atlántico socializó la segunda etapa del programa dirigido a mujeres lideresas como constructoras de paz territorial con enfoque diferencial.

El programa hace parte de la Escuela de Formación de Empoderamiento Social y Político que impulsa esta secretaría desde 2016 y en donde se han formado 320 mujeres. En la segunda fase se estima que 200 mujeres más tendrán la oportunidad de recibir formación en liderazgo, construcción de paz y género.

El lanzamiento se realizó en el Centro de Convivencia Ciudadana de Baranoa y de manera simultánea en otros nueve municipios.

“El programa está dirigido a mujeres mestizas, afrodescendientes, indígenas, cuyas edades oscilen entre 18 y 50 años. De manera indirecta se beneficiaran a 1.560 familias a través del proceso de multiplicación”.

El objetivo principal del proyecto es unir esfuerzos para desarrollar el programa con efectividad e incrementar la participación política de las mujeres en el Atlántico.

“La idea es promover, implementar y replicar procesos locales de construcción de paz y reconciliación desde las familias y comunidades con enfoque diferencial y territorial”, dijo la secretaria de la Mujer y Equidad de Género del Atlántico, Zandra Vásquez.

El evento contó con la presencia del alcalde de Baranoa, Lázaro Escalante y la coordinadora municipal de la Oficina de la Mujer, Támara Durán.
La operación del proyecto está a cargo de la Asociación Prodesarrollo de Familia (Aprodefa). La directora ejecutiva de la organización, Audis Jiménez, manifestó que se busca crear un ambiente favorable a nivel de familia, comunidad y territorios con el fin de tener un escenario propicio para toda la propuesta que se tiene en el país en materia de reintegración social en el marco de los acuerdos de paz y el posconflicto.

CUPOS E INICIACIÓN

A partir del martes 27 de junio, las mujeres seleccionadas del programa iniciarán su formación con el acompañamiento académico de la Universidad Reformada que entregará certificación de estudios.

La formación incluye seis módulos de 140 horas de teoría y práctica. La duración del programa es de seis meses.

TEMÁTICAS

Entre las principales temáticas a desarrollar por el grupo de lideresas se encuentran: mujeres y cultura de paz, mi cuerpo territorio de paz, las familias y estrategias jurídicas electorales, mujeres y estrategias de construcción de alianzas.

Bogotá, 20 jun (EFE).- El conflicto armado en Colombia ha dejado unas 20.000 víctimas de violencia sexual entre 1985 y 2017, indicó el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que precisó que la cifra está condicionada por "el miedo de los afectados a hablar".

"La violencia sexual cometida tanto en el marco del conflicto armado como de otras situaciones de violencia supone una tragedia personal para miles de personas en este país, pero es también una afrenta a la sociedad colombiana, que tiene la responsabilidad de apoyar a estas personas", indicó el jefe de la delegación del CICR en Colombia, Christoph Harnisch, en un comunicado.

La institución también advirtió que las cifras, obtenidas según datos de la Unidad para las Víctimas de Colombia, tienen "un importante subregistro" que se encuentra condicionado por "el miedo de las víctimas a hablar, la falta de acceso a servicios y el desconocimiento de las rutas de atención".

Asimismo, luego de un trabajo de tres años, la institución comprobó que las víctimas sobrevivientes de este tipo de violencia suelen afirmar que sus madres, hijas y abuelas también han sufrido estos ataques.

"Se trata de un fenómeno recurrente y transgeneracional por la persistencia del conflicto armado en el país y por el hecho de que esta práctica también tiene lugar fuera de contextos de violencia armada", dijo por su parte la asesora del CICR para la temática de Mujer y Guerra, Anne Sylvie Linder.

En cuanto a la escasez de datos sobre víctimas masculinas, el CICR puntualizó que eso no implica que la violencia sexual contra ellos no exista, sino que "la invisibilidad del fenómeno es aún mayor".

Con motivo de la conmemoración del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Sexual en los Conflictos, celebrado el 19 de junio, el CICR lanzó la campaña "Más fuertes juntos" con el objetivo de que la ciudadanía "conozca mejor esta dura realidad y exprese sus mensajes de solidaridad y apoyo con las víctimas". EFE

AFP. Carrie Fisher tenía en su sistema una mezcla de drogas, incluyendo cocaína y éxtasis, cuando sufrió un infarto que finalmente acabó con su vida, informó el lunes un médico forense.

La actriz de "La guerra de las galaxias", que saltó al estrellato como la Princesa Leia, la guerrera rebelde en la saga espacial, fue trasladada a un hospital en Los Ángeles el 23 de diciembre tras desplomarse en un vuelo desde Londres y fue declarada muerta cuatro días después.

Había cantidades de alcohol y opiáceos en su sistema, según el informe de toxicología, que dijo que las pruebas sugieren que hubo "exposición a la heroína, pero la dosis y el momento de exposición no pueden ser determinados".

"Por lo tanto, no podemos establecer el peso de la heroína respecto de la causa de la muerte en este caso", agregó el informe, enviado a la AFP por la oficina del forense del condado de Los Ángeles.

Las pruebas revelaron que la cocaína habría sido tomada dentro de los tres días previos a su colapso, según el informe, que estableció como causa de la muerte la "apnea del sueño", un trastorno respiratorio, y "otros factores indeterminados", incluyendo enfermedades del corazón e "ingestión de múltiples drogas".

"Mi madre luchó contra la adicción a las drogas y las enfermedades mentales durante toda su vida. Y finalmente murió de eso", dijo la hija de Fisher, la también actriz Billie Lourd, en un comunicado publicado el viernes en la revista de noticias de celebridades People.

"Ella fue deliberadamente abierta en todo su trabajo sobre los estigmas sociales que rodean estas enfermedades", agregó.

El hermano de Carrie, Todd Fisher, dijo por su parte que su batalla contra las drogas y el trastorno bipolar habían puesto "de forma lenta pero segura su salud en peligro durante muchos años".

La madre de Fisher, la actriz Debbie Reynolds, sufrió un ataque fulminante el día después de la muerte de su hija.

Página 1 de 80