Jueves, 15 Noviembre 2018

 Jorge Medina Rendón - Director

 

EE.UU impone récord de mujeres para Congreso, con 22 % de escaños

Washington nov (EFE) EE.UU. eligió este martes a 95 mujeres para la Cámara de Representantes y al menos 13 para el Senado, lo que lleva la representación femenina al récord del 22 %, que supone una subida de dos puntos porcentuales respecto a su presencia actual, según los últimos recuentos que seguían produciéndose el miércoles.

Las mujeres jugaron un papel fundamental en la victoria de los demócratas en la Cámara Baja, hasta ahora en manos republicanas y a partir de enero bajo control progresista, que funcionará como un freno a las iniciativas del presidente estadounidense, Donald Trump.

Con el escrutinio todavía en marcha, las mujeres se han hecho con 95 de los 435 escaños de la Cámara de Representantes, una marca que rompe el hito de 85 elegidas en 2004.

En el Senado, donde los republicanos mantuvieron y ampliaron su mayoría, 13 mujeres lograron un triunfo este martes y se sumarán a las otras 10 senadoras que no tuvieron que enfrentarse a la decisión del electorado, puesto que la Cámara Alta se renueva por tercios cada dos años.

En total, 118 mujeres fueron elegidas para el Congreso, lo que supone un incremento con respeto a las 107 legisladoras actuales.

"¡Menuda noche la de ayer! Estas elecciones fueron una victoria para las mujeres de todo el país y, en realidad, para todos los estadounidenses", consideró hoy en una rueda de prensa Deirdre Schifeling de Planned Parenthood, el mayor grupo de planificación familiar de EE.UU.

Los resultados, aseveró Schifeling, son la culminación de dos años de frustración y activismo de mujeres horrorizadas por la elección de Trump en 2016.

La llegada del magnate a la Casa Blanca hizo que miles de personas, cubiertas con gorros rosas, salieran a las calles de ciudades como Washington, Los Ángeles y Nueva York en la Marcha de las Mujeres, un despertar político que volvió a resonar con el movimiento #MeToo (Yo también) contra los abusos sexuales.

Como resultado, un número récord de mujeres recurrió a grupos como Emily's List para recibir capacitación y presentarse a las elecciones con el objetivo de defender algunos de los ideales más progresistas, como el acceso a la sanidad, restricciones a la posesión de armas y protección del medioambiente.

Ahora, con una mayoría demócrata en la Cámara de Representantes, las mujeres ganan poder institucional, empezando por Nancy Pelosi, que ha sido la única responsable política en presidir esa instancia y aspira a hacerlo de nuevo en enero, cuando tomen posesión de su cargo los nuevos representantes.

Además, otras mujeres presidirán importantes comités, como Nita Lowey de Nueva York, que dirigirá la comisión de Apropiaciones, que decide sobre el presupuesto federal.

Por otro lado, los comicios marcaron varios hitos históricos en el bando demócrata: Ayanna Pressley (en la foto) se convirtió en la primera mujer negra en representar a Massachusetts y Deb Haaland, en la primera nativa americana en el Congreso; mientras que Ilhan Omar de Minnesota y Rashida Tlaib de Michigan son las primeras musulmanas.

"Nuestro país -dijo anoche Omar- está eligiendo la esperanza por encima del miedo y la unidad frente a la división".

El espectro de mujeres que concurrieron a las elecciones fue más diverso que nunca, puesto que un tercio de las nominadas para la Cámara Baja pertenecía a alguna minoría racial, incluida la latina Alexandria Ocasio-Cortez, quien anoche se convirtió en la congresista más joven de la historia con 29 años.

No obstante, hubo derrotas de mujeres con gran prestigio, como la demócrata Claire McCaskill, que como senadora de Misuri solía ser más moderada que sus compañeros de filas.

Quienes se enfrentaron a más obstáculos fueron aquellas que compitieron por alguna de las 36 gobernaciones que estaban en juego.

Nueve mujeres -seis demócratas y tres republicanas- se hicieron anoche con el poder Ejecutivo de los estados, lo que supone un incremento con respecto a las seis gobernadoras actuales, aunque todavía queda camino por recorrer, ya que 22 de los 50 estados de EE.UU. nunca han estado dirigidos por una gobernadora.

La subida del 20 al 22 % de mujeres en el Congreso de EE.UU. marca un récord de representación, pero es significativamente inferior a la de otros países, como España, donde las mujeres son el 42 %; Francia, que cuenta con casi el 39 % de legisladoras; Alemania, con el 31 % de parlamentarias; o Canadá, donde hay un 26 %