Domingo, 22 Septiembre 2019

 Jorge Medina Rendón - Director

 

"Mujeres al volante", madres unidas para un transporte seguro

La Paz jun (EFE) Un apoyo a familias que requieren transporte seguro para niños y ancianos y la posibilidad de generar ingresos en un trabajo que se acomoda a la rutina de una madre son algunas de las bondades de "Mujeres al volante" en Bolivia.

Todo lo contrario al nefasto dicho de "mujer al volante, peligro constante", pues la principal premisa es la seguridad de los pasajeros, que mayormente son niños, manifestó a Efe su fundadora, la boliviana Gabriela Strauss.

Esta iniciativa gestada por mujeres bolivianas, que despierta interés en otros países, surgió ante la necesidad que vio Gabriela Strauss en aquellas familias que no tienen a quien recurrir para llevar a los niños al colegio o a actividades extracurriculares.

Strauss explicó que a ello se sumó la "preocupación latente" en Bolivia y otros países por las recurrentes denuncias de secuestros y violaciones en vehículos de transporte público.

"Creo que tocaba como madres el aliarnos, solidarizarnos unas con otras y quienes tienen 'chance' de poder trasladar a sus hijos al colegio y otras actividades, ¿por qué no destinar parte de ese tiempo para apoyar a otras familias y realizar este trabajo?", dijo.

Cuando comenzaron hace dos años eran tan solo cuatro y en la actualidad son más de cincuenta, todas "mamás con autos particulares que realizan ese servicio de transporte en su tiempo libre, sin descuidar sus hogares", según su promotora.

En los inicios del proyecto la boliviana pasó por la "incubadora de empresas" de la Alcaldía de La Paz y ganó un reconocimiento como el mejor emprendimiento innovador de "servicios en marcha".

Un premio que supuso "tener un colchón para poder arrancar" con "Mujeres al volante".

Las interesadas en ser conductoras deben presentar documentos que certifiquen su identidad y domicilio, licencia de conducir y que no tienen antecedentes penales.

Luego son entrevistadas para conocer sus habilidades "para la atención de un público sensible como el que atendemos", relató.

Muchas madres no pueden tener un "trabajo tradicional" regido a los horarios de oficina, por lo que la ventaja para las "Mujeres al volante" es que pueden combinar sus responsabilidades en casa con un empleo que les genera ingresos.

Quienes toman sus servicios pueden tener la certeza de que los abuelos o los hijos están "al cuidado de una mamá" que los cuidará como si fueran sus propios familiares, aseguró.

No es secreto para nadie que el tráfico en La Paz puede ser un caos por los miles de vehículos, sobre todo de transporte público, que circulan particularmente en hora pico.

A esto se suma la topografía complicada de esta ciudad andina, llena de desafiantes calles empinadas en plena montaña, lo que hace que muchos afirmen que "si manejas en La Paz, manejas en cualquier parte", declaró a Efe Pilar Olmos, asistente y conductora de "Mujeres al volante".

En ocasiones las conductoras se topan con la agresividad de transportistas públicos, que "te ven mujer y te quieren sobrepasar", pero Olmos aseguró que para ella no supone "mayor problema" por su experiencia al volante.

Para esta conductora, una de las cosas más gratificantes es compartir con sus pequeños pasajeros, quienes le cuentan cómo les fue en sus actividades e incluso a veces le confían sus problemas o le piden consejo.

Este año empezaron también a ofrecer transporte escolar y en las festividades de fin de año habilitan el servicio de "Conductor designado", para recoger y llevar hasta la puerta de casa a quienes vayan de fiesta.

En 2018, "Mujeres al volante" fue una de las dos iniciativas ganadoras del concurso para emprendedores "Uniendo las Américas" y obtuvo el tercer lugar en el premio Innovatic, convocado con el apoyo de entidades como el Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Este año la iniciativa es parte de los 500 mejores proyectos de Latinoamérica en el listado Latinoamérica Verde, al enmarcarse en los Objetivos de Desarrollo Sostenible en el área de "trabajo digno", indicó Strauss.

Actualmente los clientes contactan por Whatsapp, si bien esperan tener pronto su propia aplicación con la que aspiran a llegar a otras ciudades bolivianas como Tarija, Sucre, Oruro o Santa Cruz.

Con esto también esperan llegar a otros países, pues han recibido propuestas desde Perú, Chile, Colombia y México, "pero queremos dar paso a paso para poder tener pasos acertados en este crecimiento", concluyó la fundadora.

Gina Baldivieso