Miércoles, 26 Septiembre 2018

 Jorge Medina Rendón - Director

 

En Colombia no hay control al uso del mercurio y el asbesto, denuncia la Contraloría

Bogotá, enero de 2018. El país no cuenta con una política articulada para el control y uso del mercurio. Así lo concluye una auditoría de cumplimiento adelantada por la Contraloría General de la República, a través de su Delegada para el Medio Ambiente. 

 Los ministerios y entidades evaluadas fueron Agricultura, Salud y Protección Social, Trabajo, Minas y Energía, Comercio, Industria y Turismo, Ambiente y Desarrollo Sostenible, y Transporte. Además de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) y el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM). 

Como resultado de la auditoría se tienen 24 hallazgos administrativos de los cuales 6 tienen presunta incidencia disciplinaria y 2 presunta incidencia penal y con relación al cumplimiento del Plan Único Nacional de Mercurio se evidenció que no se ha establecido quién estará a cargo de su liderazgo o coordinación. 

Para la Contraloría, a pesar de que el Plan incluye una relación de actividades que se deben ejecutar, no estableció los responsables a cargo ni los tiempos de consecución de las metas establecidas y tampoco cuenta con una estrategia de articulación para el desarrollo de las actividades. 

“Las entidades han venido asumiendo y haciendo lo que consideran deben hacer según sus competencias, situación que afecta el desarrollo de todo el Plan y termina afectando el objetivo final de la Ley 1658 de 2013 que es «proteger y salvaguardar la salud humana y preservar los recursos naturales renovables y el ambiente» frente a los riesgos del mercurio en el territorio nacional”, explica el informe. 

Para la Contraloría, la ausencia de direccionamiento genera falta de articulación y armonización de las distintas entidades para alcanzar la meta del Plan Único de Mercurio que es reducir y eliminar progresivamente el uso del mercurio en todo el territorio nacional, en la minería a julio de 2018 y en todos los procesos industriales y productivos a julio de 2023. 

Se encontró que las CAR con jurisdicción en zonas de minería aurífera como son Corantioquia Corpourabá, Cornare, Corponariño y Codechocó, no realizan monitoreo de emisiones de mercurio por lo tanto no cuentan con un inventario de fuentes activas y pasivas de mercurio, tampoco tienen identificadas las zonas afectadas por emisiones y liberaciones de este mineral. 

Con relación al registro único de usuarios de mercurio RUM que deben adelantar las Corporaciones, se observaron porcentajes de inscripción bajos frente al número de usuarios en cada jurisdicción y la obligación de implementación del RUM por parte de las Corporaciones entró en vigencia desde el 8 de abril de 2016. (Corantioquia 1.82%, Corponariño 11.86%, Corpourabá 0% y Codechocó 29%). 

La Contraloría considera que es necesario un adecuado direccionamiento del Plan Único Nacional de mercurio y procesos de articulación y armonización de los esfuerzos de las entidades involucradas, si lo que se busca es proteger y salvaguardar la salud humana y preservar los recursos naturales renovables y el ambiente frente a los riesgos del mercurio en el territorio nacional. 

NO SE EVIDENCIA MONITOREO A MINA DE ASBESTO EN ANTIOQUIA 

En Colombia existe una única mina legal de asbesto en el Municipio de Campamento en el departamento de Antioquia, de la cual se extraen en promedio, 2.400 toneladas al año, con reservas probadas de 94.920 toneladas y reservas posibles de 801.500 toneladas, dentro del título minero a cargo de la Secretaría de Minas de la Gobernación de Antioquia. 

La Contraloría Delegada para el Medio Ambiente realizó visita de campo y evaluada la gestión de CORANTIOQUIA con respecto a la mina Las Brisas de Colombia S.A.S se evidenció que existe un deficiente manejo técnico del proyecto minero de asbesto, tanto en lo minero, como en lo ambiental. 

Se evidenció inadecuado perfilamiento y mantenimiento de taludes en los botaderos de desechos y colas, cunetas inexistentes, no hay manejo de aguas de escorrentía, sin sedimentadores o trampas de arenas. 

Además se presenta incumplimiento de las medidas impuestas por CORANTIOQUIA, así como de los requerimientos realizados por dicha Autoridad en sus seguimientos, lo que puede generar la formación de un pasivo ambiental, adicional al pasivo ambiental ya existente, más aun ante la perspectiva de un cese de las actividades por parte del titular del proyecto. 

Se observó que este proyecto no contaba con instrumento de control ambiental, salvo los permisivos (concesión, vertimientos y emisiones), hasta la imposición de medidas de manejo en febrero del año 2016. 

Se verificó en la visita realizada por la CGR, que la mina no está en explotación y existen afectaciones ambientales que la Corporación ha identificado, sin embargo no existe un plan de cierre y abandono formalizado y las medidas impuestas por Corantioquia se dieron para recuperación de pasivos generados con anterioridad. 

Revisados los actos administrativos proferidos por Corantioquia se observa que cursa un proceso sancionatorio desde el 23 de marzo de 2017, por presuntas afectaciones ambientales al recurso agua ocasionada por la falta de cobertura vegetal en la franja de retiro, debido a la disposición inadecuada de material estéril en el depósito El Guaje; sin embargo no existe proceso sancionatorio por los demás incumplimientos observados por la Corporación respecto de las medidas de manejo ambiental impuestas desde el 12 de febrero de 2016. 

PERMISOS EN EL PROCESO DE LA INDUSTRIAL DEL ASBESTO 

La Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca y la del Valle del Cauca han otorgado permisos de emisiones y vertimientos a Eternit para el procesamiento del asbesto. Se observó que la CAR no realizó seguimiento a las obligaciones impuestas en sus informes técnicos, en los soportes del expediente del permiso de emisiones no se incluye ninguna acción de la Corporación (informes técnicos, oficios etc.) que soporten el ejercicio de control y vigilancia después de 6 años del último informe técnico realizado. 

Sin embargo, no se ha impuesto ninguna medida preventiva para que la empresa en mención no siga realizando emisiones atmosféricas hasta tanto no se cuente con el permiso de emisiones correspondiente y se hayan subsanado las irregularidades identificadas en los informes técnicos de la CAR. 

Además no se cumple con la vigilancia y control a las empresas que cuentan con permisos otorgados, lo que genera un seguimiento parcial por parte de la autoridad ambiental del uso de asbesto, con lo cual se aumenta las probabilidades de que se generen daños a la salud de las personas expuestas, por el mal manejo de este peligroso material. 

De acuerdo con lo evaluado y teniendo en cuenta las afectaciones al ambiente y a la salud humana ocasionados por la producción y uso de asbesto se evidencia una necesidad en Colombia de implementar un esquema legislativo que trascienda de la implementación segura de asbesto, a la prohibición de la producción, comercialización, exportación, importación y distribución de cualquier variedad de asbesto. 

En Colombia existe regulación para el uso industrial sin embargo no hay normatividad que establezca límites para las emisiones de asbesto, hecho que ha permitido que se propaguen las afectaciones a la salud, no solo de los trabajadores de áreas de explotación o procesamiento, sino también de habitantes de los alrededores de esas zonas.