Jueves, 20 Junio 2019

 Jorge Medina Rendón - Director

 

UE lanza un plan para proteger y visibilizar a líderes sociales en Colombia

Bogotá, 11 jun (EFE) La Delegación de la Unión Europea (UE) en Colombia y once países comunitarios lanzaron este martes la campaña "Defendamos la vida" para proteger y visibilizar a los líderes sociales y defensores de derechos humanos ante el aumento de asesinatos de que son víctimas en el país.

La campaña busca proteger a los líderes sociales mediante la visibilización de sus causas y el acompañamiento por parte de las instituciones y las embajadas de los países que suscribieron el pacto.

Entre el 1 de enero de 2016 y el pasado 28 de febrero fueron asesinados en Colombia 462 líderes sociales y defensores de derechos humanos, según datos de la Defensoría del Pueblo.

"Los líderes sociales son la vanguardia de la sociedad civil y la sociedad civil es la esperanza de este país", dijo el embajador de Alemania en Colombia, Peter Ptassek, en la presentación de la iniciativa.

Ptassek, que fue anfitrión del anuncio, también alertó de que el Estado "debe proteger" a los líderes sociales y que la embajada les apoya en eso: "Nuestra meta es lograr más seguridad a través de la conexión, las redes y de más visibilidad".

Por su parte, la embajadora de la UE en Colombia, Patricia Llombart, afirmó que la protección de líderes es "una prioridad dentro de las prioridades" de la Unión Europea en Colombia.

A la presentación también acudieron cinco líderes sociales colombianos de diferentes ámbitos y orígenes que expusieron sus historias de vida.

Una de ellas, Marcela Epiayú, explicó a Efe que esta iniciativa ofrece a los líderes sociales "una especie de blindaje" porque el hecho de "no estar tanto en el anonimato hace que los bandidos que quieran atentar de pronto lo piensen un poquito más". 

Epiayú es la representante legal de la asociación Shipia Wayuu de Manaure, en el departamento colombiano de La Guajira (norte), donde vive la comunidad indígena Wayuu, una de las más numerosas del país.

Esta etnia ha sufrido "discriminación, señalamientos, hostigamientos, amenazas, y 'falsos positivos' judiciales" como consecuencia de sus reivindicaciones, según dijo.

"Pedimos que se garantice el acceso al agua potable en cantidad y en calidad y que se garantice la vida de mujeres gestantes. Día a día se nos mueren los niños de hambre y de sed y no son más que cifras", sentenció.

Otro de los líderes sociales que participó en la campaña es Marino Córdoba, presidente de la asociación de afrodesdencientes desplazados (Afrodes), quien en 1996 tuvo que salir de la región de Urabá consecuencia de la Operación Génesis, llevada a cabo por el Ejército para acabar con guerrilleros de las FARC.

"A los líderes nos sirve este acompañamiento, esta solidaridad, esta campaña, para poder en algún momento salir a organismos internacionales y que actúen en justicia, porque aquí el nivel de impunidad es muy alto", explicó Córdoba a Efe.

Córdoba calificó de "vergüenza para Colombia" el hecho de que "sea la comunidad internacional la que tenga que venir aquí a decir que hay un problema y tenemos que acompañar" a los líderes.

"Los crímenes no tienen investigación, no se encuentran responsables, no sólo los materiales sino los intelectuales, alguien está pagando para matar lideres sociales", aseveró este líder social.

Por eso, pidió ir detrás "no tanto de quien mata" sino "del que paga para que maten", ya que "los que matan en este país son nuestra gente, son nuestros jóvenes, a los que pagan, les convencen, les dan un arma y no saben por qué mataron".

Al acto también acudieron representantes de los cuerpos diplomáticos de Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Hungría, Irlanda, Italia, los Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, la República Checa, Rumanía y Suecia, así como de la Procuraduría General, la ONU y la Consejería Presidencial de Derechos Humanos de Colombia.