Jueves, 18 Abril 2019

 Jorge Medina Rendón - Director

 

Arquitectura Empresarial está modificando la forma de hacer negocios

El gobierno nacional, en cabeza del MinTIC, ha presentado como su principal bandera la necesidad de incrementar la competitividad de las empresas colombianas. Se trata de posibilitar un ingreso más dinámico al mercado internacional, aumentando su eficiencia al reducir costos en los procesos de producción y modernizar los de venta.

Para esto, la Arquitectura Empresarial (EA, por sus siglas en inglés) es el factor decisivo. La conocida brecha digital que viene impactando nuestro país no se limita únicamente a la penetración y el uso del internet. A nivel empresarial, es necesario que las compañías transformen sus procesos con el diseño óptimo que se concreta mediante la EA. Es el camino más rápido y económico hacia una efectiva transformación digital. 

Diversos sectores económicos han entendido esta necesidad; es así como, desde la banca hasta los medios de comunicación y empresas enfocadas en las artes, han venido evolucionando hacia nuevos escenarios digitales. 

Ventajas de la Arquitectura Empresarial 

Básicamente, estas herramientas ofrecen a los arquitectos de empresa y a los ejecutivos de negocio, una representación digital de la estrategia empresarial, los procesos y los recursos. De esta forma, al interior de la compañía se podrán plantear las estrategias correctas, entender mejor las relaciones internas que existen en toda la empresa, integrar sus aplicaciones tradicionales y prever el impacto de las decisiones. Todo ello, basado en resultados cuantificables. 

En Colombia existen empresas que se destacan colaborando en diversas organizaciones a realizar su Transformación Digital; One-Click, compañía con más de 7 años de experiencia en soluciones de Transformación Digital y Gobierno Corporativo, es una de ellas. 

Rodrigo García, CEO de la compañía, resalta el hecho de que para lograr impactar realmente a las empresas se precisa enfrentar la transformación de manera integral. “Gracias a las aplicaciones de Arquitectura Empresarial, Administración de Portafolio de TI y de Análisis de Procesos de Negocios, se podrá alinear la operación con la estrategia corporativa, apropiándose verdaderamente del mundo digital”, comentó el ejecutivo. 

Ahora bien, sin importar el segmento al que pertenezca una organización siempre existirán desafíos comunes; esto incluye empresas demasiado complejas, con ineficiencias y costos desbordados; poca visibilidad de las operaciones y recursos disponibles; poca agilidad para ganar participación en el mercado al retener o ganar suficientes clientes; e incluso silos de información que dividen a los grupos del negocio y resultan en malas decisiones. 

Ante ello, García señala la importancia de proponer un modelo capaz de diseñar y gestionar hojas de ruta de transformación del negocio, con base en las capacidades de la organización y en objetivos estratégicos definidos. “Al brindar una visión clara de los procesos, activos, riesgos y recursos de TI, así como de su efecto sobre las demás áreas, es posible modelar las capacidades empresariales y evaluar rápidamente cómo los cambios (internos o externos) pueden contribuir, ajustándolos para satisfacer las necesidades del mercado sin riesgos desconocidos”, concluye. 

Es así como las directivas podrán materializar la estrategia en todas las áreas, identificando los motores de transformación, sean ellos regulatorios, de negocios o de arquitectura. También realizarán un mapeo del camino del cliente, comprendiendo los puntos de contacto para optimizar su interacción con la organización a todo lo largo.