En el Día Mundial del Reciclador de Oficio, la Superintendencia de Servicios Públicos reconoce la labor de los 42.638 recicladores de oficio, miembros de las 556 organizaciones de recicladores registradas en el Sistema Único de Información de la entidad.

Al hacer un balance de la formalización de estas organizaciones, la superintendencia reporta que el 83% se han acogido al programa de progresividad, iniciado en 2017, mediante el cual el gobierno promueve acciones para asegurar su crecimiento y sostenibilidad empresarial. Como parte de este programa, la superintendencia ha brindado más de 22 mil asistencias técnicas promoviendo buenas prácticas, y el adecuado registro y reporte del material aprovechado en el país.

Bogotá cuenta con el mayor número de organizaciones de recicladores registradas al sumar 233, le siguen Antioquia con 53, Cundinamarca con 40, Valle con 37, Meta con 32, Santander con 30, Atlántico con 27 y Boyacá con 23, entre otros departamentos. Ver mapa de distribución geográfica.

Al resaltar la labor económica y social de los recicladores de oficio, la superintendente, Natasha Avendaño García, indicó que “Durante 2020, estas organizaciones clasificaron e hicieron aprovechamiento de residuos en las 1.673 estaciones registradas ante la superintendencia, y ubicadas en 199 municipios del país. Los materiales más representativos son cartón, archivo, chatarra, plegadiza y vidrio”.

La superintendencia promueve entre las organizaciones de recicladores la recolección y reporte de material aprovechable, y la no inclusión de elementos como residuos de construcción y demolición, residuos especiales, y residuos peligrosos que no hacen parte de la actividad de aprovechamiento en el marco del servicio público de aseo. Desde 2018, la entidad ha tenido que solicitar la reversión de más de 2.000.000 de toneladas que no provienen de la prestación del servicio público.

Durante la pandemia por Covid-19, Superservicios destaca la labor de las organizaciones de recicladores que han cumplido con la entrega de elementos de protección a sus asociados, la habilitación de espacios para el lavado de manos y de lavamanos portátiles. “Además, las organizaciones han venido implementando mejoras en la actividad orientadas a la supervisión de sus rutas de recolección, sensibilización al usuario para fomentar la separación adecuada de residuos, uso de software y aplicaciones que permiten mejorar el registro de ingreso de material aprovechable, y dotación que permite la identificación del reciclador de oficio como prestador de un servicio público, destacó la superintendente.

Estas organizaciones han creado programas de ahorro para promover el acceso a vivienda, educación y salud de sus miembros, mediante facilidades de créditos, acompañamiento en el proceso de bancarización y capacitación en habilidades financieras, lo que dignifica esta labor tan fundamental en la sociedad.

Adicionalmente, la Superservicios hace una invitación a los ciudadanos para apoyar esta labor separando los residuos en casa, utilizando la bolsa blanca para depositar los residuos aprovechables, conforme a la norma de manejo de residuos que aplica desde el pasado primero de enero.