El Distrito de Barranquilla inició formalmente el proceso para recuperar las acciones de la empresa Triple A, al manifestar su interés por el paquete de esa compañía que está bajo la administración de la Sociedad de Activos Especiales desde el 3 de octubre de 2018.


En ese sentido, el alcalde Jaime Pumarejo Heins le entregó una carta al director de la SAE, Andrés Alberto Ávila, en la cual propone un memorando de entendimiento y un acuerdo de confidencialidad para “avanzar en la adquisición” de esa participación.

La SAE respondió de inmediato que iniciará los trámites de validación de información técnica, financiera y jurídica, para concretar la valoración de la empresa “de manera correcta, transparente y objetiva”.

El director señaló que, en todo caso, la decisión se tomará “en el menor tiempo posible”, probablemente “en menos de un mes”, para poder avanzar rápidamente en todos los protocolos.

La operación se hará, según explicó el alcalde Pumarejo en rueda de prensa, sin comprometer dineros de los barranquilleros.

“Utilizando el mecanismo de venta anticipada, a partir de la cual la enajenación se irá pagando con parte de las utilidades futuras, recuperaremos el 82,16% de las acciones que tiene la SAE en la Triple A, pasando nosotros a ser el accionista con casi el 100% de las acciones”, señaló.

La ciudad tampoco tendrá que endeudarse.

En esas condiciones “pronto volveremos a decir que las empresas públicas ya son de propiedad de todos los barranquilleros, y que sus utilidades serán repartidas entre ellos en términos de beneficios sociales, mayor inversión, más vías, más educación, más salud”, sostuvo el alcalde.

Pumarejo dijo que se trata de una operación necesaria para la construcción de la Barranquilla del futuro que justamente presentó esta semana en el Circuito Colombia de la asamblea del BID, en tanto contempla la recuperación de los cuerpos de agua, la intervención de la ciénaga de Mallorquín, el tratamiento de las aguas servidas y la conversión de los caños en canales de comunicación, entre otras apuestas de biodiverciudad.

Acceder a la totalidad de la propiedad accionaria, implica, además, garantizar la oferta de calidad de los servicios para una población que se duplicará en los próximos 80 años y reinvertir en las necesidades sociales de los barranquilleros.

Del mismo modo “nos permitirá ponernos a tono con los grandes desafíos urbanos del presente en materia de innovación, competitividad, sostenibilidad, seguridad, atracción de talento humano, mejora de la calidad de vida, garantía de los derechos humanos, mayor equidad, lucha contra la pobreza y adaptación y mitigación del cambio climático”, afirma Pumarejo en el texto de la solicitud.

El alcalde manifestó que se buscará un operador especializado que garantice las condiciones de calidad y expansión del servicio y le dé un manejo eficiente a la empresa. “Este operador recuperará su inversión a través del mismo flujo de la empresa y así el Distrito no gastará ni asumirá riesgos mientras recupera lo que le pertenece”.

El mandatario se comprometió a convocar al sector privado y a la sociedad civil para la construcción colectiva de un código de buen gobierno que garantice la recuperación, crecimiento, eficiencia y gestión transparente de “este patrimonio de los barranquilleros”.

La Triple A fue constituida en julio de 1991. En la actualidad suministra servicios en Barranquilla y en 14 municipios del departamento.

El 82,16% de la composición accionaria de Triple A está en poder de la SAE. El resto corresponde al sector público, con 14.50%; y al sector privado, con el 3,34%.

El alcalde reconoció el manejo ejemplar que la administración temporal de la SAE le ha dado a la sociedad de acueducto, alcantarillado y aseo de Barranquilla.