Durante su asamblea ordinaria, la Promotora de Comercio Social, entidad sin ánimo de lucro, reportó ventas por más de 26 mil millones de pesos el año pasado, cifra que representa un crecimiento del 11% respecto de 2019.

El reporte fue muy bien recibido por los fundadores y aliados en el marco de la celebración de los 35 años de la entidad al servicio de los empresarios colombianos.

“Nos sentimos orgullosos de poderles contar que pese a la situación tan inesperada y retadora de 2020, desde la Promotora de Comercio Social cumplimos los objetivos de asesorar, comercializar, apoyar y acompañar a los empresarios de Colombia en todo el proceso: antes, durante y después de la venta de sus productos. De esta manera, continuamos conectando sueños y transformando el país. El año pasado, llegamos a 145 clientes, con un aproximado de 3.400 referencias de productos codificadas en el mercado nacional y 1.500 exportadas y acompañamos a más de 1.180 empresarios en la estructuración, puesta en funcionamiento, crecimiento, posicionamiento y/o visibilidad de sus proyectos”, aseguró la directora ejecutiva de la fundación Promotora de Comercio Social, Diana Benjumea.

En cuanto al comportamiento de las cifras con el Grupo Éxito, uno de sus clientes más grandes en Colombia, la Promotora reportó que el crecimiento en ventas fue del 22%, con cobertura en los almacenes Éxito y Carulla con más de 1.500 referencias, todas provenientes de los productos de 265 empresarios.

Así mismo, la directora ejecutiva agregó: “una de las metas más importantes de la entidad en sus 35 años de vida institucional, ha sido exportar artesanías, lo cual logramos hace 10 años. Actualmente y pese al decrecimiento del 10% en exportaciones del año anterior como consecuencia de las restricciones de las cuarentenas a nivel mundial, estos productos propios de nuestra cultura, representan el 10% de las ventas. En el portafolio acompañamos a 700 artesanos y llegamos 8 clientes en Europa, Asia y América”.

Por su parte, una de las empresarias colombianas, Silvana González, fundadora de Café La Divisa, afirmó: “El acompañamiento que hemos recibido por parte de la Promotora es invaluable, su trato es cálido y muy humano. Gracias al incremento de las ventas como consecuencia del trabajo que hemos hecho con ellos, logramos inaugurar en el 2020 la primera fábrica de cafés especiales 100% operada por mujeres del país. Igualmente y por medio de la Promotora, empezamos a comercializar en superficies como Carulla, realidad que nos trajo un 20% de incremento en ventas y nos permitió salir a flote en medio de la pandemia. En 2021 iniciamos con una nueva imagen y daremos continuidad al plan de expansión, que involucra caficultoras de todo Colombia, garantizandoles programas académicos de post cosecha en cafés especiales y utilidades del 33% por kilo comprado”.

De acuerdo con la entidad, adicional al apoyo económico, administrativo y comercial que desde la Promotora se le brinda a los apadrinados, existen diversidad de temas en los cuales se les capacita de acuerdo con las tendencias del mercado y sus necesidades puntuales. Este es el caso de la denominada Escuela de Proveedores, por medio de la cual se brinda asesoría en temas de sostenibilidad y que el año anterior llegó a 25 empresarios de 3 líneas de producto diferentes, brindando acompañamiento con 6 facilitadores y 40 horas de capacitación distribuidas en 11 módulos, lo que les permitirá tener nuevas oportunidades.

Así mismo y tras la emergencia del Covid-19, la Promotora creó el programa Conexiones Empresariales para atender, de manera prioritaria, las necesidades de los empresarios y ofrecerles solución a sus problemas que llegaron con la pandemia. Para este propósito, se generó una encuesta con el fin de identificar sus dificultades y se procedió a desarrollar estrategias basadas en un acompañamiento constante y personalizado que les diera soluciones rápidas y efectivas. Con el apoyo de Fraternidad Medellín, y de la mano de 10 consultores especializados, se brindaron 391 horas de atención a empresarios, de las cuales 192 fueron personalizadas y 36 consistieron en cursos de mercadeo digital semi personalizados, con los cuales los empresarios dieron un salto de incursión en la digitalización.

Finalmente, proyectos como Finlandek Hecho a Mano, Es Nuestro, Compra Local con la Alcaldía de Medellín, Productos Saludables, exhibición con Cueros Vélez; acompañamiento a empresarios con Isa Intercolombia, fondo de empleados como el Fondo de Empleados de Bancolombia S.A. y Filiales (FEC), Fonde de Empleados (FOMEVI), Fondo de Empleados del Grupo Éxito (PRESENTE), Fondo de Empleados FEISA, así como a los artesanos de Actuar Atlántico; programa escuela de Proveedores del Éxito y Universidad de La Sabana, han posicionado a la Promotora de Comercio Social como un confiable aliado para sus clientes y empresarios; una entidad con la que se puede co crear, generar innovación y generar valor agregado.

Promotora de Comercio Social: 35 años al servicio de los empresarios

  • En 1985 nace la Promotora de Comercio Social con alcance regional.

  • Entre los años 1996 y 2005 la entidad se fortalece a nivel nacional, llega a Bogotá y se da la apertura de puntos de venta propios. Además, se crea la tienda de comercio electrónico.

  • En 2006 recibió el “Galardón Fenalco” en la categoría “Lealtad Comercial”.

  • En 2009 se dio inicio a la exportación de artesanías.

  • En 2010 y 2017 la Promotora recibió el premio al desarrollo sostenible por parte del Grupo Éxito.

  • En el 2016 la entidad se sumó al Pacto Global.

  • En el 2020 hubo grandes retos, entre ellos la implementación de teletrabajo y virtualización por medio de la metodología de acompañamiento al PAC (Programa de Activación Comercial). De igual forma, ese mismo año, la Promotora ingresó al Fondo de Empleados PRESENTE y recibió la certificación de propiedad intelectual de lógica.

Sobre la Promotora de Comercio Social: Entidad de desarrollo social sin ánimo de lucro con 35 años de labor, cuya  actividad es asesorar, comercializar, apoyar y acompañar a las microempresas de Colombia en todo el proceso antes, durante y después  de la venta. Labor Social que permite la auto sostenibilidad de cada pequeña unidad  productiva  al  lograr  ventas  frecuentes  y obtener pagos oportunos.