A través de comunicado dirigido a los sacerdotes de Barranquilla, el arzobispo Pablo Salas manifestó que la arquidiócesis acoge y respeta las medidas decretadas por el alcalde Jaime Pumarejo para estos días de Semana Santa.

Por lo anterior, el prelado indicó que “es oportuno aceptar la realidad y estar dispuestos a seguir velando por nuestra integridad y la de nuestros fieles, manteniendo las medidas de bioseguridad establecidas y los aforos permitidos”.

Asimismo, el arzobispo Salas recalcó que “debemos ser solidarios y comprensibles con las circunstancias que se están viviendo en la ciudad”.

En ese sentido, la arquidiócesis adoptó algunas medidas para que los sacerdotes apliquen en sus parroquias, dentro de las cuales sobresalen:

1- Las celebraciones de Jueves y Viernes Santo se pueden realizar en los horarios que habitualmente recomienda la liturgia para estos dos días.  Las celebraciones no podrán efectuarse más allá de las 4:00 p.m., de modo que los fieles puedan regresar a sus casas, teniendo en cuenta que el toque de queda inicia a las 6:00 p.m.

2- Con respecto a la vigilia pascual, ninguno está autorizado para celebrar la vigilia en la mañana. La vigilia pascual, por las circunstancias conocidas y solo por esta vez, se autoriza para que se pueda celebrar a las 4:00 p.m.

3- El domingo de resurrección, dentro de los horarios permitidos, también se pueden distribuir celebraciones adicionales para una mayor participación de los fieles.

El arzobispo Pablo Salas expresó que es importante “mantener el espíritu del Misterio Pascual y lo avivemos en los fieles durante la Octava de Pascua y, por supuesto, durante todo el tiempo Pascual”, puntualizó.

Los sacerdotes deberán comunicar de manera oportuna las actividades litúrgicas que realizarán en las iglesias durante estos días de Semana Santa.