La ministra francesa de Deportes, Roxana Maracineanu, dijo que era posible que el Abierto de Francia se pospusiera por segundo año en medio de la crisis del Covid-19.

El sábado, Francia entró en un tercer confinamiento nacional para contener la propagación del coronavirus, pero los deportes profesionales se han salvado en gran medida. La excepción ha sido la carrera ciclista de un día París-Roubaix, que ha sido postergada desde su fecha original del 11 de abril.

El Abierto de Francia, que el año pasado se aplazó cuatro meses y se celebró ante un público limitado, comenzará este año el 23 de mayo.

“Estamos discutiendo con ellos (la Federación Francesa de Tenis, que organiza el evento) para ver si debemos cambiar la fecha para que coincida con una posible reanudación de todos los deportes y eventos importantes”, dijo Maracineanu a Radio France Info a última hora del sábado.

“Hoy, aunque el deporte de alto nivel se ha preservado, tratamos de limitar los riesgos de aglomeración y de propagación del virus dentro del deporte profesional”.

El presidente Emmanuel Macron había dicho el miércoles que esperaba reabrir el país a mediados de mayo.

El director general de la Federación Francesa de Tenis, Gilles Moreton, dijo a principios de esta semana que no podía imaginar la cancelación del Grand Slam.

(Reporte de Julien Pretot; Editado en español por Javier López de Lérida)

Yahoo Noticias Agencia Reuters Foto internet Reuters