La ciudad colombiana de Medellín está en una fase crítica por el colapso hospitalario, con una ocupación de las UCI del 98 %, que este miércoles obligó a las autoridades a endurecer las restricciones de movilidad para enfrentar el tercer pico de la pandemia de covid-19.

“Estamos al límite en el plan de expansión de UCI, pero no es suficiente. Debemos seguir trabajando sin descanso. Es el momento más crítico”, afirmó en una rueda de prensa Luis Fernando Suárez, gobernador encargado del departamento de Antioquia, cuya capital es Medellín, segunda ciudad de Colombia.

La grave situación quedó en evidencia con la alerta máxima de doce hospitales y clínicas del Valle de Aburrá, donde está Medellín, y de municipios cercanos como Rionegro, que declararon el “estado de emergencia hospitalaria grado III” por la ingente demanda de atención médica.

Por esa razón, Medellín, que ya venía aplicando restricciones como ley seca en distintos horarios y la alternancia para acceso a los comercios, comenzará este jueves un confinamiento que terminará el próximo lunes y se extenderá a buena parte de Antioquia.

La ciudad tiene 4.676 casos activos, de un total de 221.144 contagiados, de los cuales 212.507, equivalentes al 96 %, se han recuperado.

PERSONAL MÉDICO TRIPLICA ESFUERZOS

El personero de Medellín, William Yeffer Vivas, dijo a Efe que la “mayor preocupación” está en el hecho de que la ciudad tiene una “ocupación del 98,25 % de las camas UCI; hoy solamente tenemos 16 camas disponibles”.

“Están habilitando más camas, pero ya hoy estaríamos en una ocupación del 100 % porque la cantidad de pacientes que requieren camas UCI es superior al número de camas disponibles”, aseguró.

El funcionario reveló que para “salvar vidas”, los centros asistenciales de Medellín han tenido que remitir a más 20 pacientes a otras ciudades del departamento y del país que “no tengan esta crisis”.

“Hoy tenemos 122 personas pendientes de ser ubicadas en una cama UCI”, precisó.

Vivas dijo que las gestiones para traer personal médico de otras regiones se han dificultado porque ciudades como Pereira, Cali y Barranquilla, que los han apoyado, también viven una escalada de contagios.

El pasado fin de semana llegó a Medellín una misión médica integrada por 39 profesionales, todos entrenados en el manejo de covid-19, para reforzar la atención a los pacientes más críticos.

“Nuestro personal médico se tendrá que triplicar en sus turnos para poder operar esas camas UCI”, afirmó el funcionario quien al comentar la situación de Medellín dijo que “la vacunación nos dio una sensación de que el virus había pasado, pero sigue vivo y está con más fuerza”.

NUEVAS CAMAS UCI

La secretaría de Salud de Medellín informó que en los últimos días fueron habilitadas 171 nuevas camas de UCI y espera “activar” 30 adicionales en los próximos días.

“Semana Santa ha creado gran presión. Muchos llegaron contagiados de sus viajes”, expresó el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, en su cuenta de Twitter.

Antioquia tiene más de 15.000 casos activos de coronavirus y la ocupación de sus unidades de cuidados está en 94,4 %, por lo cual el gremio médico de la región pidió un cierre total por 14 días.

Según el Ministerio de Salud, este departamento sumó el martes otros 2.479 casos positivos y 50 fallecidos, y desde el inicio de la pandemia suma 387.000 contagiados y 7.210 muertes.

“Los casos que se reportan hoy demandan servicios de salud entre los próximos siete a diez días. Eso quiere decir que el sector salud va a seguir al límite por lo menos dos semanas más”, afirmó el gobernador, quien espera romper esa tendencia con las nuevas medidas de confinamiento y el autocuidado.

Actualmente, el departamento de Antioquia cuenta con 1.307 camas UCI, de las cuales 1.234 están ocupadas.

El gobernador instó al sector empresarial a adoptar medidas de teletrabajo y flexibilización de horarios para que no se repitan las aglomeraciones vistas en el Metro de Medellín, que puede convertir a este sistema de transporte en un foco de contagio.

Yahoo Noticias Agencia EFE Fotos internet EFE