Se trata de los niños del barrio Pastrana, sector villa Silencio, a quienes no les llega la señal Wifi con las clases que deberían recibir de la Institución Educativa Jacqueline Kennedy. La zona residencial se encuentra en la parte alta de un cerro.

Este es un sector subnormal, la señal Wifi alcanza hasta la parte baja de la montaña y para colmo de males los estudiantes, si les llegare la señal, tampoco podrían recibir las clases porque carecen de los medios tecnológicos, es decir ni Tablet ni portátiles y mucho menos computadores de escritorio.

¿Cómo estudiar, en plena pandemia bajo la obligación de la virtualidad, sin conectividad y sin los equipos que exige la tecnología? He ahí en donde se ahogan los gritos de cambio que pregona la administración pública de Santa Marta y los constantes anuncios de la Ministra TIC Karen Abudinen.

Para intentar que los niños puedan salvar su año escolar, el Veedor de Educación Julio César Ibáñez, impetró un derecho de petición el pasado 5 de febrero de 2021 pero hasta la fecha no ha sido respondido. También solicitó el acompañamiento de la Personería Distrital y tampoco este despacho ha hecho lo que le corresponde en defensa del derecho a la educación de los niños.

“No hay resultados de ninguna naturaleza. Dónde está el derecho a la igualdad consagrado en la Constitución Nacional; estos casos se han presentado en el interior del país y de inmediato sé les ha dado solución. Recordemos que es el Estado el que debe garantizar la educación a estos niños. Le hago un llamado respetuoso al señor presidente de Colombia y al Ministerio de Educación, porque estos niños tienen el mismo derecho de otros a ser educados bajo condiciones dignas”, indicó el Veedor Ibáñez.