La evaluación del comportamiento de los contagios del Covid-19 y la ocupación del sistema de atención en salud durante esta semana le permitirá al Distrito tomar la decisión de extender y aumentar o no las medidas restrictivas en Barranquilla, explicó el alcalde Jaime Pumarejo Heins.

“No se ha tomado una decisión final. Barajamos dos opciones, pero yo no anticiparía unas medidas menos restrictivas como las que hemos tomado hasta el momento. Porque no hemos visto todavía un punto de inflexión en el virus”, afirmó.

Esta semana comenzó el pico y cédula para circulación teniendo en cuenta el último dígito de la cédula; se mantiene el toque de queda y la ley seca desde las 6:00 p.m. a las 5:00 a.m. Asimismo, brigadas con perifoneo recorren 60 barrios compartiendo mensajes de prevención de contagios.

Según el mandatario, tendrían que darse “demasiadas buenas noticias de aquí al miércoles o jueves para poder decir que podríamos seguir, por ejemplo, con el toque de queda nocturno. Lo más probable es que nos toque tomar medidas severas también el fin de semana que viene, pero las estamos estudiando, las vamos a tomar en conjunto con la gobernadora, para asegurarnos de que sean medidas homogéneas y que tengan el efecto que necesitamos, que es bajar la tasa de contagios”.

El Distrito sigue ampliando la capacidad hospitalaria. Con los 16 ventiladores que se entregarán este lunes se alcanzará la cifra de 860 camas de unidades de cuidados intensivos en las próximas horas.

Con ese fortalecimiento del sistema de atención en salud de Barranquilla se enfrenta la alta velocidad de contagios, situación similar a la que se vive en otras capitales del país.

Según el alcalde, la evolución de este tercer pico ha sido muy distinta a los primeros dos. “Esto es algo que está en estudio por parte del Instituto Nacional de Salud para ver por qué hubo una velocidad tan alta en una ciudad que ya tenía una afectación que superaba el 70%, no debería estar pasando por esto. Algo cambió en el virus y hay que entender qué fue. Ese cambio no significa mayor letalidad. Al revés, está muriendo menos gente”.

En los picos anteriores se registró una letalidad de 5 o 6%, muy por encima del 1 o 1.5% de la actual.

La caracterización de los contagiados corresponde a familias de estratos 3 o 4 en su mayoría, que se cuidaron durante el último año, y uno de cuyos miembros se relajó en una oportunidad y se registró un contagio masivo. Por eso, el alcalde pidió extremar las medidas de autocuidado.

“Esto ha puesto a prueba al personal de la salud, a las autoridades sanitarias y a nuestros funcionarios. No se esperaba la velocidad de esta tercera ola, y aunque hay una respuesta adecuada de nuestro personal médico, necesitamos darles una para que ellos tengan un descanso. Y se lo podemos dar utilizando las medidas de autocuidado, que ya las conocemos, extremándolas, si podemos aplazar ese encuentro familiar o reunión, aplacémoslo, no es el momento de hacer cumpleaños, fiestas, piscinazos. No ha pasado lo más duro. Tenemos que poner nuestro granito de arena”, finalizó.

google.com, pub-8736232237900804, DIRECT, f08c47fec0942fa0