Después de vender más de 150 mil ejemplares de “Asegure el almuerzo” –todo un fenómeno editorial—Alfonso Romero Rodríguez, administrador de empresas, conferencista y escritor lanza ahora su nueva creación literaria: “Un buen regalo: el poder infinito de la amistad”.

Se trata de una obra que cabe en un bolsillo, con 50 páginas, pero repletas de reflexiones y dedicada a “todas las personas que hacen más fácil la vida de los demás”.

“En todo aquel que te fijes, se fijará en ti. Una simple sonrisa puede comprar un imperio”, asegura.

“Escucha a las personas para que puedas conocerlas. Observa a los demás con amor, interésate en ellos y en lo de ellos”, dice en otra de sus máximas.

“El mejor negocio del mundo es tener buenos amigos”, agrega en otra obra que presentó en medio de la pandemia del siglo XXI.

Alfonso estudió Administración de Empresas en la Universidad de La Sabana, Banca en el Politécnico Grancolombiano y Mercado de dinero en los Andes. Su formación ha discurrido por la psicología, el Derecho y las finanzas, conocimientos necesarios para la práctica exitosa del arte de negociar.

Durante años acuñó frases como “Sólo juegue si tiene posibilidades de ganar”, “Lo que es muy bueno no es gratis”, “Cuando no pueda cumplir, diga no puedo”, “Qué es lo mejor que usted hace: Si otro lo hace mejor, no lo haga usted”, “La única plata que sirve es la que lleva en el bolsillo”, “Si un negocio no le está dando resultado, acábelo” y “Las alianzas temporales pueden resultar eternas”.

La idea de escribir un primer libro surgió de unos empresarios que estaban entrenando en técnicas de negociación. “Yo les entregaba cada semana un escrito mío para que lo leyeran y reflexionaran y un buen día me dijeron que de dónde sacaba esas lecturas. Yo les decía que eran apuntes que habían ido saliendo de mi experiencia. Y unos días después me dijeron, ¡esto es un libro!, tienes que publicar este material, a muchas personas les puede servir. Ellos pagaron la primera edición y así empezó todo”, cuenta.

Gracias a ello ha lanzado “Asegure el almuerzo”, “El camino del ogro” y ahora “Un buen regalo”.

“Desde cuando decidí ser comerciante, empresario y vendedor empecé a tomar apuntes acerca de cada experiencia. Escribía mis observaciones en esos manteles de papel que ponen en los restaurantes que se llaman “individuales”. Les daba la vuelta y allí ponía quién ganó, por qué ganó, cómo lo logró, qué jugada aplicó. Fueron varias décadas tomando apuntes. Y esos escritos fueron juntándose hasta convertirse en el libro “Asegure el almuerzo”.

“He recibido una cantidad fabulosa de buenos comentarios que les agradezco a mis lectores; mis seguidores me han dado muchas satisfacciones. Los mejores han provenido de grandes empresarios, de banqueros poderosos y también de tenderos con una vida llena de experiencia. Cuando alguien así te dice que lee tu libro y que aprende o repasa cómo es que se hacen buenos negocios, sientes que hiciste un buen trabajo”, sostiene ahora mientras observa una y otra vez la carátula del libro.

“Muchas personas dedicadas a las ventas, padres de familia y emprendedores también me escriben contando que han encontrado en Asegure el almuerzo, las claves para avanzar con seguridad, salir adelante y recorrer el camino del logro de sus metas”, manifiesta.

Optimista como ninguno, planeador de sus tareas, inquieto, creativo, soñador y realista, continúa en la brega por llevar ánimo a las personas, a las empresas y al país.

“Siempre lo positivo saldrá adelante porque como alguien decía, no existe el frío, sino que hay ausencia de calor”, explica Alfonso quien, desde muy temprano en la mañana está enviando sus mensajes a través de las redes sociales.

–¿En qué piensa en esta pandemia?

–En una nueva obra, un nuevo escrito, en hacer pensar a las personas, educar y mirar que tenemos un maravilloso mundo provisto de una gran naturaleza, pero, sobre todo, de amigos, a los cuales les puedo enviar a diario “un buen regalo”, porque yo creo en “el poder infinito de la amistad”.

Por Guillermo Romero Salamanca