Al menos catorce combatientes de las disidencias de las Farc y un militar murieron el sábado en combates en una región montañosa del sureste de Colombia, como parte de la ofensiva contra los grupos armados ilegales involucrados en el narcotráfico y la minería ilegal, informó el Ejército.

Las disidencias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que rechazaron el acuerdo de paz firmado en el 2016 con el presidente Juan Manuel Santos, se han convertido en una amenaza para la seguridad del país sudamericano, según fuentes del Gobierno que las acusan de asesinatos de líderes sociales y de masacres de civiles.

El combate contra el frente Carlos Patiño se produjo en zona rural del municipio de Argelia, en el departamento del Cauca, una de las zonas del país con cultivos de hoja de coca, la materia prima de la cocaína, y laboratorios para producir la droga.

“Se produjeron catorce muertes de la Carlos Patiño en desarrollo de las operaciones militares, uno se sometió a la justicia, se confiscó una ametralladora, tres fusiles, tres armas cortas y abundante munición”, dijo telefónicamente a Reuters el comandante de la Tercera División del Ejército, general Marco Vinicio Mayorga.

“No obstante la comunidad del sector, por vías de hecho, arrebató los cuerpos sin vida y el material de guerra”, aseguró el oficial quien reportó que en un ataque con explosivos murió un suboficial, mientras que siete soldados resultados heridos.

Mayorga denunció que la comunidad de la zona protege a las disidencias de las FARC porque está involucrada con los cultivos de hoja de coca y rechaza la presencia del Ejército.

Un helicóptero militar Black Hawk UH-60 que apoyaba la operación y la evacuación de los militares heridos resultó averiado, informó la Fuerza Aérea.

El acuerdo de paz, negociado durante cuatro años en Cuba, permitió reducir inicialmente la violencia del conflicto armado de más de medio siglo que ha dejado unos 260.000 muertos y millones de desplazados.

Sin embargo, algunos comandantes y guerrilleros de estructuras dedicadas al narcotráfico y a la minería ilegal se declararon disidentes en zonas selváticas y montañosas del país de 50 millones de habitantes.

Fuentes de seguridad estiman en 2.500 los disidentes que han recrudecido los combates contra las Fuerzas Armadas del Gobierno, el rebelde Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las bandas criminales como parte de una estrategia para ocupar territorios estratégicos para el narcotráfico y la minería ilegal.

(Reporte de Luis Jaime Acosta)

Yahoo Noticias Agencia Reuters Foto internet Reuters