El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, y el Departamento Nacional de Planeación (DNP), presentaron una metodología llamada ‘Proyecto tipo de instalación de estufas ecoeficientes para vivienda rural’, que busca estandarizar el diseño de estas tecnologías de cocción, y su formulación y seguimiento por parte de entidades territoriales.

Esta metodología práctica le brinda a las alcaldías, gobernaciones y Corporaciones Autónomas Regionales (CAR) un paso a paso para la formulación e implementación de estufas ecoeficientes en sus territorios. Las iniciativas en este sentido pueden ser financiadas con recursos del Sistema General de Regalías (SGR).

“Todas las acciones suman al propósito de tener un planeta más sano. Esta iniciativa responde a una necesidad de mejorar la gestión de proyectos de inversión social por parte del Estado. Así mismo, brinda herramientas que agilizan el tiempo de formulación de esos proyectos, permite ahorrar costos para la entidad formuladora y ofrece garantías de calidad a los hogares y al ambiente”, dijo Carlos Eduardo Correa, ministro de Ambiente.

La implementación de estos proyectos de estufas ecoeficientes es estratégica y fundamental en la lucha contra el cambio climático, porque sustituir un fogón tradicional por una estufa cuya funcionalidad proteja el medioambiente, significa mejorar no solo la eficacia en la combustión, sino lograr una importante disminución en el consumo de leña, y con esto, un aporte a la conservación de los bosques y de los demás entornos naturales. En últimas, así se merman las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), que el Gobierno Nacional, el Minambiente, sectores públicos y privados, y comunidades, aspiran a reducir en un 51 % al año 2030.

Esta metodología, al ser una hoja de ruta, facilitará la construcción y distribución de estufas eficientes en todo el país. La masificación de esta información que estará al alcance de todos los colombianos en los próximos días a través de un link, ayudará a la meta de sustituir un millón de fogones tradicionales al año 2030, para reducir así 2,2 millones de toneladas de CO2 equivalente, uno de los propósitos contenidos en nuestra Contribución Determinada a nivel Nacional (NDC), el documento mediante el cual el país avanza hacia el complimiento de varios de sus compromisos ambientales.