Desde el Proyecto Tití se continúa la importante labor de proteger y crear más bosques para los titíes cabeciblancos en Colombia.

Hoy, gracias a los donantes, socios y a las comunidades locales, se han protegido más de 5,300 hectáreas para la conservación de los titíes cebeciblancos.

También se creó la reserva privada “Los Titíes de San Juan”  que protege 260 hectáreas adyacentes al Santuario de Fauna y Flora Los Colorados, unos de los remanentes más importantes para la conservación de los titíes cabeciblancos en el departamento de Bolívar, en el norte de Colombia.

UN TRABAJO ADMIRABLE

Con los crecientes esfuerzos de restauración del bosque, se ha expandido también el vivero de plantas al interior de la reserva.  Cada año se recolectan semillas de más de 35 especies de plantas nativas de esta región y se propagan en el vivero.  “Estamos produciendo más de 50,000 plántulas cada año para apoyar nuestros esfuerzos de restauración”, explica Rosamira Guillén, directora de la Fundación Proyecto Tití.

“Trabajando con los propietarios locales y con nuestros aliados en este extensivo esfuerzo de restauración para expandir las áreas de bosque protegido para el tití nos da esperanza no solo mientras celebramos el Día de la Tierra, sino todos los días. Los campesinos y propietarios de tierras están comprometidos con la protección de los bosques mientras aprenden nuevas habilidades y métodos, amigables con el medio ambiente, que les permita cosechar exitosamente sus productos.  Estamos muy orgullosos de la gran cantidad de personas que se han unido a nuestros esfuerzos para proteger árboles para los titíes cabeciblancos”, detalla Guillén, quien fue directora también de la Fundación Zoológico de Barranquilla.

Crear corredores de bosques en esta región requiere enriquecer, a través de las siembras de nuevos árboles, las áreas que han sido impactadas de manera significativa. En la celebración del Día del Árbol, se informó que Proyecto Tití ha plantado a la fecha, cerca de 100,000 árboles en estos corredores de bosques,  y espera sembrar otros 25,000 este año.

UN TESTIMONIO PARA DESTACAR

Hace 5 años llevaron un crío de tití cabeciblanco a la finca de los abuelos de Paula Andrea, quien vive en el Carmen de Bolívar, muy cerca de la reserva en San Juan Nepomuceno. A Paula le causaba mucha tristeza ver al tití lejos de su familia y de su hábitat, y por ello decidió buscar ayuda.

Fue así como, esculcando en redes sociales, se encontró con el Proyecto Tití y los contactó. Su sorpresa más grande fue recibir respuesta y asesoría sobre cómo hacer una entrega voluntaria de este tití a las autoridades ambientales de la región, pues había tocado muchas puertas y nadie le había respondido. El reto más grande de Paula fue luego persuadir a sus abuelos para entregar el tití, pero con el apoyo del Proyecto Tití y toda la información que se le compartió pudo sensibilizar a su familia sobre el daño que hace tener titíes y animales silvestres como mascotas.

Gracias al espíritu de colaboración que se tiene con Cardique, se logró hacer la entrega para encontrar un hogar apropiado para este carismático y pequeño primate.

Paula hoy está feliz de haber podido colaborar con el Proyecto Tití y se ha convertido en una gran embajadora de su labor en la comunidad, en la que ayuda a compartir con sus amigos, vecinos y todos sus allegados, el mensaje de conservación de que los titíes no son mascotas y que solo son felices en su bosque. “Le damos gracias a Paula por compartirnos su historia de amor por la conservación y por vincularse a nuestra causa; sabemos que siempre llevará al tití en su corazón”, dice Guillén.

 

Foto Rosamira Guillén tomada de Cablenoticias

.