Miles de personas salieron a protestar este miércoles en varias ciudades de Colombia.

Las manifestaciones fueron convocadas en rechazo a un proyecto de reforma tributaria del gobierno del presidente Iván Duque.

Las protestas ocurren en medio de un grave repunte de casos de coronavirus en varias ciudades, que amenaza con colapsar el sistema de salud del país.

La jornada empezó de forma pacífica, con música, bailes y arengas.

Sin embargo, en la ciudad de Cali, en el suroeste del país, las autoridades confirmaron la muerte de una persona.

El alcalde de esa ciudad, Jorge Iván Ospina, dijo que la muerte ocurrió en “hechos no esclarecidos vinculados con la manifestación”, según recoge la agencia EFE.

En Cali también ha habido incendios de buses del transporte público y saqueos, así como destrucción de bancos, oficinas y locales comerciales.

También, un grupo de indígenas de la región derribaron la estatua del fundador de la ciudad, el español Sebastián de Belalcázar.

Las autoridades ordenaron el despliegue de la policía y el ejército, y decretaron toque de queda desde la 1 p.m., hora local, hasta el próximo domingo a las cinco de la mañana.

En ciudades como Bogotá y Medellín también ha habido disturbios.

La tarde del martes, un tribunal había emitido un polémico fallo que ordenaba aplazar la protesta para evitar el contagio masivo de coronavirus.

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, también había pedido posponer la jornada.

A 28 de abril, Colombia registra 2,8 millones de casos positivos y más de 72.000 personas muertas por covid-19.

Sindicatos y organizaciones sociales, sin embargo, insistieron en la huelga.

“Esta protesta es legítima en la medida que interpreta el clamor nacional de un rechazo de las políticas económicas y sociales de este Gobierno, que en medio de estas difíciles circunstancias pretende una reforma tributaria para saquear el bolsillo de los colombianos, mientras a los megaricos no se les toca un solo pelo”, dijo Francisco Maltés, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), citado por la agencia Reuters.

Polémica reforma

El gobierno del presidente Duque presentó la semana pasada ante el Congreso un proyecto de reforma fiscal que originalmente buscaba recaudar 23,4 billones de pesos (USD$6.294 millones), equivalente a un 2% del PIB.

La iniciativa propone gravar productos básicos de la canasta familiar y servicios públicos.

La reforma busca mitigar los huecos fiscales del país, y atender las dudas en los mercados por su capacidad de pago de deuda.

El proyecto causó descontento en varios sectores de la sociedad, incluyendo sectores cercanos al gobierno.

Análisis de Daniel Pardo, corresponsal de BBC Mundo en Colombia

Desde que empezó la pandemia, las convocatorias del movimiento del Paro Nacional no habían recibido la misma recepción que a finales de 2019, cuando se inauguró este movimiento de protesta.

Pero este miércoles la foto fue distinta: no solo llegaron miles a la marcha en Bogotá, sino que también se protestó en varias otras ciudades grandes y medianas del país.

Los disturbios y destrozos probablemente dominen el debate político durante días, pero las multitudinarias protestas mostraron que el descontento de 2019 está vigente.

Es más: que miles de colombianos hayan salido a las calles a pesar de que el país vive el peor repunte de contagios y muertes desde que empezó la pandemia, y que además desacaten una resolución que prohibió la protesta el martes, sugiere que el descontento ahora puede ser mayor que hace un año y medio.

Con las protestas y el rechazo de varios partidos cercanos al gobierno, se espera que la reforma tributaria se modifique o, incluso, se hunda, lo que sería un enorme descalabro para un país urgido de recursos para cumplir con sus compromisos de deuda.

Todo lo anterior son los ingredientes que empiezan a dar forma a la campaña presidencial de mayo de 2022 en la que se elegirá un nuevo presidente.

Yahoo Noticias Redacción – BBC News Mundo Fotos internet agencia