En el mes de las madres, Droguerías Colsubsidio resuelve los 10 mitos más comunes de las madres colombianas respecto del uso de los medicamentos y artículos de cuidado personal.

Responde Ernesto Torregrosa, Jefe de Gestión Farmacéutica de Droguerías Colsubsidio. Dejando claridad que existen particularidades y que siempre ante cualquier inquietud es fundamental consultar a su médico.

Mito 1: Tomar un medicamento con agua tibia o helada hace que pierda el efecto

La temperatura del agua con la que se toma un medicamento no influye en el efecto de este. La razón es que al entrar al cuerpo por la vía digestiva, el agua toma rápidamente la temperatura corporal, de manera que no influye en absoluto. A menos que sea un medicamento cuya indicación así lo exija o que el profesional lo indique. Lo que si es cierto es que los medicamentos deben ingerirse siempre con agua y no se recomienda ninguna otra bebida para hacerlo.

Mito 2: La mejor crema para el cuidado de la piel siempre es la más costosa y debe ser formulada por un médico

La primera aclaración importante es que existen productos dermatológicos y dermocosméticos. Los primeros son para tratamientos específicos de una enfermedad de la piel y requieren fórmula médica, mientras que los segundos cumplen una función de bienestar y estética.  En ese orden de ideas, este es un mundo donde existen cientos de mitos que llevan a las mujeres a comprar el producto que le aconsejan, mas no el producto adecuado para su piel. Por eso, más allá del precio, la elección de una crema dermatológica o dermocosmética debe estar enfocada en que el producto aporte hidratación a la piel y protección solar. Sin embargo, para una mayor efectividad siempre es recomendable visitar su médico.

Mito 3: Todos los protectores solares son iguales y solo sirven en tierra caliente.

Seamos claros, el protector solar es muy importante para la piel, sin importar el clima y ciudad donde usted viva. En ese sentido es vital elegir el producto correcto según el tipo de piel y el nivel de protección que necesita, por ejemplo, la elección del factor de protección Solar (FPS) debe ser proporcional a la resistencia de la piel y la actividad de la persona, de esa manera, sabemos que las personas que se queman con facilidad deben usar un número alto, específicamente por encima de 30 y las pieles que no se broncean fácilmente, un factor más bajo. Lo que si hay que aclarar es que no existen protectores solares con 100% de efectividad, ya que si esto fuera así, no permitirían en absoluto el paso de los rayos UV. Aquí lo más importante es crear el hábito de usar bloqueador todos los días en todas las edades de la vida porque la piel necesita esa protección.

Mito 4: Comer chocolate y embutidos durante el embarazo provoca acné

Las principales causa del acné son de tipo genético y el sistema hormonal. En el embarazo un porcentaje importante de mujeres sufren de estos cambios provocando que se acumule grasa en la piel del rostro y produzca lo que comúnmente conocemos como barros. Otro factor que tiene relevancia es el estrés laboral o familiar. Por eso decimos que los embutidos y el chocolate tienen más efectos en el peso y en el sistema metabólico que en la piel, por lo que no deberían hacer parte de la nutrición de manera regular durante el embarazo.

Mito 5: Los conservantes, parabenos y estabilizantes de los productos de belleza pueden causar cáncer

Todos los productos de belleza tienen que contener conservantes porque si no sería imposible envasarlos y comercializarlos dado que son los encargados de mantener a estos artículos libres de hongos y bacterias. Dicho esto, hay conservantes con más o menos ventajas e inconvenientes. Lo importante es dejar claro que la industria siempre sigue unos controles sanitarios muy exhaustivos para asegurar que son inocuos para la salud y que la dosis empleadas al usarlos como conservantes es tan baja que no constituye riesgo. Para finalizar, los parabenos no son algo reciente, ni algo moderno que se haya decidido añadir ahora a los cosméticos, por el contrario, son compuestos químicos conservantes que se descubrieron en 1924 y con los que logramos evitar bacterias y hongos.

Mito 6: Solo las mujeres embarazadas deben tomar calcio

No solo las embarazadas. Todas las personas hombres y mujeres deben consumirlo. El calcio es necesario para muchísimas funciones en el organismo, por ejemplo, para que el corazón, los músculos y los nervios funcionen debidamente, incluso es vital para la coagulación de la sangre. Además sabemos que la insuficiencia de calcio contribuye de manera considerable al desarrollo de la osteoporosis, de hecho diversos estudios indican que el consumo inadecuado de calcio durante toda la vida está relacionado con la disminución de la densidad ósea y con un alto índice de fracturas. Por último agregar que varias encuestas nacionales sobre nutrición revelan que la mayoría de las personas no toman la cantidad de calcio suficiente para que sus huesos crezcan y se mantengan sanos. Además del calcio oral o en tabletas, las fuentes de calcio son las verduras de hojas de color verde oscuro, los frutos secos y la leche.

Mito 7: No se debe tomar complejo B durante el embarazo porque es peligroso para el bebé

Todo lo contrario. Recordemos que la vitamina B realmente es un grupo de vitaminas que son fundamentales para el desarrollo del bebé en el útero, por ejemplo, tiamina (vitamina B), riboflavina (vitamina B2), niacina (vitamina B3), ácido pantoténico (vitamina B5), biotina (vitamina B7), ácido fólico (vitamina B9) y la vitamina B12. De todo ese grupo es importante señalar que el ácido fólico es vital para la formación del sistema nervioso. Para cuidar la salud de la madre y el bebé siempre deben ser formuladas por un profesional. En cuanto a la dieta diaria, las vitaminas del complejo B, se encuentran en muchos alimentos, por ejemplo: huevos, legumbres, cereales, lácteos, merluza, vegetales de hoja verde oscuro, frutas cítricas, frutos secos, semillas, hígado de pollo, pavo o ternera.

Mito 8: Solo las mujeres mayores de 50 años necesitan multivitamínicos

Los suplementos vitamínicos no son exclusivos para las mujeres mayores.  Desde los 30 años el cuerpo comienza a perder las vitaminas propias del organismo, por lo cual, requiere suplirse de forma sana.  Realmente las vitaminas son necesarias a cualquier edad. Es prudente decir que una alimentación muy bien balanceada suple las necesidades. Sin embargo, nunca está demás consumir suplementos que completan las necesidades cuando por nuestras actividades físicas o rendimiento lo requieren. Eso sí, siempre, recomendadas por un profesional.

Mito 9: Finalmente, después de tantos rumores los termómetros digitales son confiables o no.

Los termómetros digitales son altamente confiables y además son más fáciles de usar. Hay que tener en cuenta que cuando son más sofisticados requieren calibración con cierta frecuencia.

Mito 10: El gel antibacterial borra las huellas dactilares en las mujeres, es mejor prepararlo en casa

En el marco del tercer pico epidemiológico y, en general durante la pandemia, no está comprobado que el uso de gel antibacterial sea abrasivos para la piel, a tal punto que borre las huellas dactilares, Sin embargo, es importante usar un producto que sea de un laboratorio que ofrezca garantías de calidad y concentraciones e ingredientes adecuados para la piel. Por otro lado, es necesario señalar que hay personas con cierta sensibilidad a los componentes de estos productos, por eso pueden tener irritaciones, pero jamás borrar las huellas dactilares.