Un organización no gubernamental de Venezuela denunció el lunes que ocho militares estarían retenidos por una facción de las FARC tras combates a mediados de abril en una zona cercana a la frontera con Colombia.

Javier Tarazona, director de la ONG Fundaredes, dijo en un video divulgado en su cuenta de Twitter que los uniformados estaban en poder del Frente 10mo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) desde el 23 de abril tras “una emboscada en el sector la Capilla, en el estado Apure” fronterizo con la vecina nación.

Tarazona mostró fotos de dos páginas de un supuesto comunicado de los rebeldes en que se dan los nombres de los ocho militares. El documento carece de fecha y va dirigido al Comité Internacional de la Cruz Roja.

“Confirmo que tenemos conocimiento de este comunicado”, dijo Cecilia Goin, portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja en Venezuela en un mensaje de texto a Reuters. Declinó hacer mas comentarios indicando que la labor humanitaria del Comité es bilateral y confidencial.

El Ministerio de Información no respondió una solicitud de comentarios.

Las autoridades en Caracas ha reportado combates en Apure desde el 23 de marzo con grupos ilegales colombianos, que no identifica, y en lo que han muerto al menos una docena de militares venezolanos, mientras el servicio de Migración de Colombia ha dicho que unas 5.000 personas llegaron desde Venezuela huyendo de esos enfrentamientos.

El ministro de Defensa, general Vladimir Padrino, no ha dado detalles de la causa de estos choques, que especialistas militares y ONG que trabajan en la zona de la frontera atribuyen a varias razones, como el control de pistas de aterrizaje del narcotráfico.

(Reporte de Vivian Sequera en Caracas y Anngy Polanco en San Cristóbal. Editado por Javier Leira)