“Hoy queremos manifestar nuestra preocupación por los más de 280 mil trabajadores de nuestro sector y su cadena de valor. Más de 800 obras se han visto afectadas por la imposibilidad de movilidad de sus trabajadores y el desabastecimiento de los insumos”.

Estas fueron las palabras del gerente de Camacol Bogotá y Cundinamarca, Alejandro Callejas Aristizabal, ante las afectaciones que están sufriendo los trabajadores de la construcción, uno de los sectores que ha hecho grandes sacrificios para cuidar durante la pandemia el sustento de miles de familias.

El dirigente gremial se refirió a las graves consecuencias que se han tenido que sortear debido a las restricciones derivadas de la pandemia y ahora por los bloqueos a la movilidad de las personas y los insumos, lo que ha afectado de manera fuerte la estabilidad de los trabajadores y de las empresas que hoy le apuestan al desarrollo y reactivación económica de los ciudadanos, las familias y de la región.

El sector constructor insiste en el respeto, la concertación y el diálogo urgente para superar las dificultades que hoy enfrentan a la sociedad y para retomar el camino de la reactivación en el que los ciudadanos, los gobiernos y las empresas ya trabajaban unidos.

“Hacemos un llamado a todos los sectores para que el diálogo permita crear consensos entre las partes y que, en todo caso, la protesta y el paro no usen el bloqueo como estrategia, pues a quienes están afectando es a las familias y personas que quieren y necesitan trabajar”, insistió Callejas.