Colombia cuenta con un nuevo impulso para la conservación y la sostenibilidad de la Amazonía: el Banco Mundial aprobó una donación adicional por 18,4 millones de dólares provenientes del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF, por sus siglas en inglés).

La donación se logró gracias a la gestión del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Punto Focal Operativo del GEF en Colombia.

Así se le dará continuidad a los principales resultados del Proyecto GEF Corazón de la Amazonía que se inició en 2015, entre estos la ampliación del Parque Nacional Natural Chiribiquete y el fortalecimiento en el manejo de otras áreas protegidas de carácter nacional y regional, buscando además la conectividad entre sus ecosistemas.

Así mismo, avanzar en el diseño y la futura capitalización del mecanismo de Herencia Colombia (HECO), una apuesta con la que se le hace frente al cambio climático a través de la protección de hábitats naturales prioritarios, para darle sostenibilidad financiera al Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

La donación también será importante para apoyar nuevas áreas de restauración y la conservación de las restauradas hasta el momento, con un enfoque especial para el desarrollo de propuestas de forestería comunitaria.

Corazón de la Amazonía continuará respaldando el Sistema de Monitoreo de Bosques y Carbono, y ahora podrá fortalecer las organizaciones que hacen vigilancia y control de los bosques amazónicos. El proyecto trabajará nuevas herramientas con enfoque ambiental para el desarrollo de la región de la mano con sectores públicos y privados, entre estos los de infraestructura y transporte, agricultura, hidrocarburos e investigación.

Igualmente, se continuará con la articulación entre la ciencia y el conocimiento tradicional para el desarrollo de apuestas productivas que tengan como base el bosque en pie y respeten los principios y culturas de la región. Este proceso se ha acompañado con comunidades indígenas y campesinas en los departamentos de Caquetá, Meta, Guaviare, Putumayo, Amazonas y Guainía.

“Toda esta experiencia se ha recogido bajo una visión de la Amazonía que promueve la conservación. Lo que pretendemos desde el Gobierno Nacional es propiciar un desarrollo sostenible de la región amazónica, que traiga bienestar a sus pobladores, pero que también proteja y use de manera sostenible los bosques naturales y la biodiversidad singular y única que hay en esta zona, entendiendo además que son ecosistemas de gran importancia para todo el planeta”, afirmó Carlos Eduardo Correa, ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

Este nuevo aporte permitirá seguir salvaguardando cerca de 15 millones de hectáreas en la Amazonía, entre territorios indígenas, sitios Ramsar (grandes núcleos de diversidad biológica), áreas protegidas nacionales y regionales, además de zonas ambientalmente estratégicas.

“Con este proyecto queremos contribuir en la reducción de la deforestación en esta importante zona del país, beneficiando a las comunidades locales y a todos los colombianos”, dijo Ulrich Zachau, director del Banco Mundial para Colombia y Venezuela. Y agregó: “es un privilegio poder hacer parte de este esfuerzo de conservación que integra a múltiples instituciones públicas nacionales y regionales, así como a organizaciones de la sociedad civil y comunitarias”.

Corazón de la Amazonía cuenta con el Banco Mundial como agencia implementadora para el GEF y con el Fondo Patrimonio Natural como agencia ejecutora, en estrecha alianza con los socios nacionales Parques Nacionales Naturales, Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), Instituto Sinchi, Corporación para el Desarrollo Sostenible del Norte y el Oriente Amazónico y la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Sur de la Amazonía (Corpoamazonía), bajo la orientación del Minambiente.

“Gracias al apoyo técnico por parte del Banco Mundial hemos logrado darle continuidad y escalar los logros alcanzados por el proyecto. Esperamos iniciar la ejecución de estos nuevos fondos este año, contribuyendo además al cumplimiento del mandato 16 del Pacto de Leticia”, expresó David Olarte Amaya, punto focal operativo del GEF en Colombia y jefe de la Oficina de Asuntos Internacionales del Minambiente.

Aquí más información: www.corazondelaamazonia.org.