La gobernación del Quindío y el grupo Valentis, fundador de Biotoscana Pharma y a través de su empresa Lumex Pharma se unen con la intención de iniciar gestiones para la creación de Qunidío High Biotech, el centro de investigación y desarrollo en el tema específico de la biotecnología aplicada en Colombia.

Esta iniciativa, que comenzó a gestionarse desde el principio de la pandemia, busca trabajar en programas de investigación sobre áreas como la biotecnología, la cuántica, robótica e ingeniería de tejidos.

Ya se dio la primera firma de un memorando de intención y buena voluntad entre las partes, en el cual se manifiesta el interés mutuo de iniciar las gestiones que permitan que, en el tiempo corto, se logre trabajar en nuestro país temas como la fabricación de la vacuna contra el Covid 19 que se pueda utilizar en Colombia y en otros países del cono sur.

Para ello, la experticia de más 20 años del grupo Valentis, fundador de Biotoscana Pharma que, en su momento, 1996 y 1997, estudió la factibilidad de la producción local de vacunas virales, es un aporte fundamental para la producción de la vacuna del Covid 19.

Para el gobernador del Quindío doctor Roberto Jairo Jaramillo “Como profesional de la salud que soy, valoro particularmente la necesidad de preservar y mejorar la calidad de vida de los usuarios del sistema con acciones innovadoras, basadas en última tecnología para el mercado de alta especialidad farmacológica, y además, en mi condición de gobernador de los quindianos, considero pertinente gestionar alianzas que nos conduzcan a un enfoque concreto con soluciones integrales, eficientes y sostenibles en políticas de salud pública”.

“En el escenario de los avances científicos derivados de las necesidades de la pandemia, conocí el proyecto a través de Ricardo Arias Mora, Ex Senador de la República. Coincidió este propósito con el anuncio del Presidente de la República Iván Duque Márquez de habilitar el rol del sector privado en la compra, dinamización y agilización del proceso de vacunación, aportando infraestructura, logística y canales de vacunación adicionales a los que ya tiene el gobierno Nacional, con la capacitación del Ministerio de Salud”. Dice el gobernador Jaramillo.

“Sin duda, la factibilidad de la producción local de vacunas virales, representa, de cara al futuro, tener capacidad instalada y un tipo de tecnología que cada vez se utilizará más.  Que el Quindío abra esa puerta significa transferencia de tecnología, desarrollo en el largo plazo para ganar autonomía en la producción y posterior distribución, y avanzar en superar obstáculos. Estar a la vanguardia en un recurso tan necesario y, a la vez, tan disputado en el nuevo escenario mundial”. Señaló el gobernador.

Según Álvaro Muñoz, creador en su momento de la farmacéutica colombiana Biotoscana Pharma y ahora de Lumex Pharma “Nuestra intención es conducir a Colombia más allá de 50 años en el futuro. Al conseguir independencia en ciertas tecnologías seriamos capaces de resistir pandemias y no depender de otros países. Tenemos la capacidad de trabajar no solo en el campo de la biotecnología, la robótica y la ingeniería de tejidos, sino también explorar en otras áreas como la cuántica”.

“Hay que hacer un importante esfuerzo para crear un centro de estas características que inicie con la formación de profesionales que sean visionarios en programas de investigación y en cada uno de estos campos, pero, esta vez, de forma independiente”. Apuntó Muñoz.

EL PROYECTO 

El proyecto buscará iniciar creando programas de investigación con el fin de preparar a investigadores para asegurar programas y proyectos científicos. Los primeros trabajos serán aportados por el grupo Valentis a través de su empresa Lumex Pharma, quienes ya tienen un total de 21 proyectos de investigación visionados al futuro.

Sin embargo, las partes son claras en llamar la atención de investigadores que tengan proyectos interesantes en Colombia y en el mundo para que aporten al avance en los campos de interés de biotecnología, cuántica, robótica e ingeniería de tejidos.

De acuerdo con Muñoz “estos proyectos farmacéuticos tendrán una incidencia en la sostenibilidad económica en el sistema de salud colombiano en lo que se refiere a las nuevas tecnologías, pues los tratamientos para algunas de las enfermedades que estudiamos generan al gobierno altos costos anuales que pueden llegar a más de los 100 mil dólares por persona por año.

A este respecto Muñoz afirma “queremos no tener más dependencia del exterior y hacer productos colombianos para seguir aquellas enfermedades donde Colombia presenta una epidemiologia importante en esas patologías. Es ayudar al gobierno a gastar menos en los tratamientos de esos pacientes con tecnologías confiables y seguras, investigadas, desarrolladas y fabricadas en Colombia”.

De estos 21 proyectos, 18 han evolucionado y cuentan con la solución terapéutica; de estos, hay 6 en fase del registro del INVIMA. La idea del grupo Valentis (fundador de Biotoscana Pharma) a través de su empresa Lumex Pharma es trasladar en su totalidad estos programas a Quindío High Biotech para convertir en realidad esta iniciativa en el campo de la salud y la biotecnología.

LA PLANTA: QUINDIO HIGH BIOTECH 

Para este proyecto se estima la construcción de la planta de fabricación de vacunas virales en un tiempo estimado de dos años.

Esta iniciativa ya cuenta con pre diseños y luego de esta firma del memorando de intención, se iniciará con la fase del diseño realizado por expertos profesionales. Se busca que esta planta pueda llegar a fabricar cerca de 180 millones de dosis de vacunas virales para abastecer a Colombia y otros países de la región como Ecuador, Perú, Chile, Venezuela y Centroamérica.

“Vamos a llevar un estándar de producción para permitir la aprobación del Invima y otro estándar para FDA en Estados Unidos (Agencia de alimentos y medicamentos, por sus siglas en inglés) y para EMA (Agencia Europea de Medicamentos), lo que nos daría la posibilidad de explorar mercados como Brasil, para lo cual pensaríamos en 400 millones de dosis. Esto también depende de los niveles de inversión, la iniciativa privada, el apoyo de los gobiernos para acelerar los procesos de inversión y las alianzas con entidades extranjeras que están dispuestas a financiar parte de esta planta”. Señaló Álvaro Muñoz.

Así, el apoyo y la determinación de estas entidades tanto públicas como privadas Quindío High Biotech HIGH BIOTECH ya empieza a vislumbrarse como una realidad para convertirse en un ejemplo de desarrollo científico para Colombia y la región.