La diócesis de Santa Marta comparte el profundo dolor por la partida de uno de sus sacerdotes, el padre Catalino De Jesús Pérez Padilla.

En su estadía, supo ganarse la amistad y el afecto de muchos a través de la delicadeza de sus gestos y de su constante disponibilidad. Queremos agradecer a Dios por su fraterno servicio a la diócesis y entrega pastoral, dijo un comunicado de la diócesis.

La información sobre el modo y la manera en cómo se desarrollarán las honras fúnebres de padre Catalino, será participada a todos en cuanto las circunstancias lo permitan.

“A María Santísima encomendamos a nuestro hermano sacerdote, para que lo presente a Dios. Acompañamos con la plegaria a sus familiares, comunidad, amigos y a quienes lo apreciaban como pastor”.