A partir del 1 de junio se da inicio oficial a la Temporada de Huracanes y las autoridades departamentales y municipales del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina empezaron la preparación.

Lo hacen a través de sus Consejos de Gestión del Riesgo, para afrontar estos eventos de origen natural que se dan cada año y que podrían volver a impactar a las islas.

Esta preparación se viene haciendo con el apoyo y asesoramiento de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres – Ungrd-, la cual a lo largo de toda esta semana, se ha reunido con los Consejos departamental de San Andrés y Municipal de Providencia y Santa Catalina para realizar la actualización de sus Planes de Respuesta frente a los ciclones tropicales.

Como todos los años, la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres realiza la actualización del Protocolo Nacional de Alerta por Ciclones Tropicales y el Plan Nacional de Respuesta por Ciclones. Esa actualización de este año trajo consigo incorporar las lecciones aprendidas de los huracanes Eta e Iota. Y en esta semana se llevó a cabo la asistencia técnica tanto en protocolo como en el plan departamental del Archipiélago de San Andrés, en donde se realizaron unos talleres con el Consejo Departamental con el fin de tener al día estos instrumentos toda vez que el 1 de junio inicia la Temporada de Huracanes. Por supuesto todavía debemos seguir haciendo ejercicios de simulación y simulacro para preparar a los territorios frente a estos eventos” señaló Lina Dorado, Subdirectora para el Conocimiento del Riesgo, quien lideró la comitiva de la Ungrd en este proceso en las Islas de San Andrés.

Durante esta jornada, que ya completa 4 días, profesionales de las Subdirecciones de Conocimiento del Riesgo y Manejo de Desastres de la Ungrd, socializaron a las autoridades el Protocolo Nacional de Alerta ante ciclones tropicales, instrumento mediante el cual las entidades que conforman la Mesa Técnica Nacional de Alerta por Ciclones Tropicales unifican criterios, establecen responsabilidades y definen las acciones necesarias para el monitoreo y pronóstico de la actividad ciclónica que puedan tener incidencia en Colombia, así como las acciones para la generación de información pública y alertas y la difusión de las mismas.

Durante los 4 talleres que se han realizado, la Ungrd realizó la asistencia técnica respectiva para las administraciones locales y que estas pudieran actualizar la Estrategia Departamental y Municipal de Respuesta a Emergencias, así como los protocolos y planes para responder ante un fenómeno como lo es un ciclón tropical en cualquiera de sus categorías: depresión tropical, tormenta tropical o huracán.

“Durante esta semana un equipo multidisciplinario de la entidad ha venido acompañando al Consejo Municipal de Providencia y al Consejo Departamental de Gestión del Riesgo de San Andrés, en la actualización de sus estrategias de respuesta a emergencias y desastres. Se está haciendo toda la revisión y verificación de los recursos que se tienen de equipos pre posicionados en cuanto a banco de maquinaria, asistencia humanitaria en el CLH de San Andrés. Posterior a esta asistencia técnica se realizarán ejercicios de simulación para la validación de los instrumentos que se construya con los consejos y simulacros con miras a fortalecer capacidad de respuesta” manifestó José Antonio Perdomo, líder del equipo de Preparativos para la Respuesta de la Ungrd.

Adicionalmente se hizo recorrido por las islas con el fin de verificar con las entidades de socorro del Archipiélago las condiciones que existen de resguardo y protección, logística, capacidades en herramientas y elementos de asistencia humanitaria preposicionadas para esta temporada de huracanes.

Este trabajo se hace con el fin de generar todas las labores tendientes a fortalecer las acciones tanto de Conocimiento y Reducción del Riesgo, así como del Manejo de Desastres en el territorio insular teniendo en cuenta la vulnerabilidad de esta región del país a  estos fenómenos que todos los años se presentan de junio a noviembre en todo El Caribe y el Golfo de México.