Egan Bernal No le pesó la chapa de favorito. Tampoco se dejó amedrentar por los densos antecedentes del británico Simon Yates, el único de los grandes candidatos que le presentó lucha en el presente Giro de Italia.

Haciendo gala de sus cualidades de escalador, el colombiano ya casi es el campeón de la realización 104 de la gran carrera de ciclismo, tras terminar la etapa 20 apenas 24 segundos detrás del italiano Damiano Caruso, que arribó primero este sábado al puerto de Alpe Motta y sigue siendo su escolta en la clasificación general.

La segunda victoria grande de Bernal (se impuso en el Tour de Francia en 2019) está a tiro, en los 30 kilómetros que tiene la contrarreloj de cierre que se desarrollará este domingo en Milán.

La diferencia de 1m59s sobre Caruso y la de 3m23s respecto a Yates son imposibles de descontar en condiciones normales y, salvo algún contratiempo, el colombiano se convertirá en el segundo ciclista de su país en adjudicarse la Senza Fine, luego de la consagración de Nairo Quintana en 2014.

No fue ninguna casualidad que Bernal, de 24 años, comenzara en la primera gran etapa de montaña a validar su favoritismo.

Casi sin exigirse, mientras el belga Remco Evenepoel se agotaba para seguirle el ritmo, el colombiano se adueñó de la maglia rosa en Campo Felice, el primer gran puerto de altura. Desde entonces, todo fue a pedir de su talento y de su equipo, que supo custodiarlo en los momentos que sus fuerzas flaquearon en Cortina d’Ampezzo y en la cima Coppi, el puerto más alto de Giro (2233 metros), con manchas de hielo y algo de piedras.

La vigésima etapa, entre Verbania y el valle Spluga-Alpe Motta, ofreció un recorrido de 165 kilómetros apasionantes, con tres puertos de primera categoría en los últimos 50. Las duras condiciones climáticas en el descenso Spluga le dieron dramatismo y color. Sobre todo porque Caruso y su compañero español Pello Bilbao realizaron una espectacular fuga que puso en jaque la cómoda diferencia de Bernal. El caribeño debió recurrir a sus gregarios Jonathan Castroviejo y Daniel Martinez para terminar con la zozobra.

A falta de 3 kilómetros para arribar a Alpe Motta, el ciclista del equipo Ineos comenzó un ascenso vertiginoso que lo llevó a recortar varios segundos a la brecha que había establecido Caruso, que de todos modos tuvo suficiente premio en la jornada: un excelso triunfo de etapa y casi un puesto seguro en el podio final, que se hará en el Duomo de Milán.

El italiano protagonizó a sus 33 años el mejor día de su trayectoria deportiva. Bernal entró segundo, a aquellos 24 segundos de luz, y el también colombiano Felipe Martinez llegó tercero, a 33. Yates fue el gran perdedor de la jornada, al pasar por la meta 51 segundos más tarde que el primero y declinar sus posibilidades reales de coronación en una de las tres grandes carreras anuales del ciclismo.

Y , según dicen, la más pasional. Que se cerrará este domingo con el tramo 21, en el que, por las condiciones técnicas de Bernal y Caruso similares para las pruebas contrarrelojes, no se vislumbra sorpresa posible alguna. De cristalizarse la conquista del hasta ahora puntero general, Egan Bernal se convertirá en el primer latinoamericano vencedor del Tour de Francia y del Giro de Italia.

Yahoo Noticias lanacion.com Foto internet EFE