Reactívate es un plan transitorio de asistencia creado en 2020 por la Fundación WWB Colombia, que atendió a 3.011 personas emprendedoras en el marco de la emergencia social y económica generada por el Covid-19.

El 97% de los negocios vinculados al Plan recibieron capital de trabajo no reembolsable por un valor total de COP $2.667.200.000, invertidos en su mayoría en materia prima y maquinaria para mejorar la productividad.  

Durante el confinamiento, las ventas de los negocios liderados por hombres fueron 2,4 veces más altas que las de las mujeres, cuyos ingresos cayeron un 4% más que los de los hombres, ampliándose la brecha de género.  

Al finalizar el Plan, los negocios participantes mostraron una recuperación general del 80% en sus ingresos, alcanzando un promedio de COP $2.000.0000.

 
Santiago de Cali, junio de 2021
Reactívate es un plan transitorio de asistencia creado en 2020 por la Fundación WWB Colombia en el marco de la emergencia social y económica generada por la pandemia de Covid-19 que, según el DANE, ha causado un retroceso nacional de al menos una década, incrementando el índice de pobreza monetaria al 42,5%.
En medio de esta coyuntura, con la ejecución de Reactívate se disminuyó en un 14% el número de hogares con alta vulnerabilidad económica en los negocios participantes del Valle del Cauca. 
Con una inversión de USD 2 millones, la Fundación WWB Colombia benefició a 3.011 personas emprendedoras a través de Reactívate. Este plan, con enfoque de género, tuvo como objetivo atender las necesidades de la población emprendedora en situación de vulnerabilidad en 10 municipios del Valle del Cauca donde está presente la Fundación: Cali, Florida, Yumbo, Pradera, Candelaria, Palmira, Buenaventura, Jamundí, Buga y Tuluá, así como brindar herramientas para la reactivación de sus negocios de subsistencia y la toma de decisiones a partir de la información y asesoría recibida. 

Con Reactívate, la Fundación promovió el desarrollo de capacidades personales y empresariales, fomentó la generación, difusión y apropiación de conocimiento de calidad a través de la investigación y analítica, y realizó inversiones de impacto social. Durante el proceso de formación, las personas participantes accedieron a servicios y herramientas de forma completamente gratuita, como seguridad alimentaria, capacitaciones y asesorías empresariales, capital de trabajo y conexiones comerciales, con el fin de ampliar sus conocimientos y mejorar las condiciones de sus negocios de subsistencia.  

Antes de la crisis, los emprendimientos beneficiarios del Plan generaban ingresos totales por más de 6.000 millones de pesos. Sin embargo, ante la emergencia sanitaria y los confinamientos obligatorios, tuvieron pérdidas de liquidez y una caída en ingresos del 61%. Para muchos hogares estos negocios son fundamentales, ya que representan la principal fuente de sustento económico (37%) o una fuente complementaria (47%) para las más de 3.000 personas beneficiarias directas (personas emprendedoras participantes) y 6.904 personas beneficiarias indirectas (núcleo familiar de las personas participantes).  

Con la implementación de Reactívate, las personas emprendedoras que se encontraban en sectores altamente afectados por la pandemia, como lo son restaurantes, confecciones y venta de alimentos, mostraron una recuperación general del 80% en sus ingresos, en comparación con un mes normal previo a la crisis causada por el Covid-19. Antes del confinamiento, los ingresos por ventas mensuales de estos negocios eran en promedio de COP $2.502.996; durante el confinamiento, sus ventas promedio fueron de COP $958.644. Una vez finalizado el Plan, el promedio de ingresos de los negocios participantes llegó a COP $2.196.088. 

A pesar de esta tendencia a la recuperación en los ingresos, se evidenció que la brecha de género continúa siendo un factor relevante en el ecosistema empresarial del Valle del Cauca. En el Plan Reactívate, el 86% de las personas participantes fueron mujeres, mientras que el 14% fueron hombres; y se logró identificar que en los emprendimientos de mujeres las ganancias son 2,6 veces inferiores a las de los hombres.  

Además de las brechas en generación de ingresos, las mujeres tienen una percepción de habilidades empresariales menor que los hombres (27% mujeres vs. 35% hombres), y se mantuvo una brecha en habilidades digitales del 10% tanto al inicio como al final del Plan Reactívate. Estos hallazgos confirman que es necesario incluir y fortalecer la perspectiva de género en este tipo de iniciativas, y evidencian los retos en acceso y uso de recursos digitales que existen en el departamento para las mujeres emprendedoras.

Daniela Konietzko, presidente de la Fundación WWB Colombia, afirmó que: «Con el Plan Reactívate, no solo estamos apoyando la reactivación de miles de negocios, sino que también sus participantes generan alianzas estratégicas con empresas colombianas. Este año, esperamos que más personas emprendedoras puedan salir adelante en esta situación que, si bien nos ha afectado a todos, ha disminuido con mayor impacto el margen de acción de la población más vulnerable. Los privados debemos contribuir al desarrollo económico del país, potencializando la inversión responsable y con enfoque de género, ya que las mujeres son parte indispensable de este proceso»

La historia de Angélica Albarracín, una emprendedora de Yumbo, quien con su negocio de velas aromáticas logró desarrollar un producto exclusivo – velas con aroma de café – para la compañía Juan Valdez, es una muestra de los casos en los que la Fundación impactó positivamente con el Plan Reactívate, contribuyendo al cierre de las brechas de desigualdad para las mujeres y promoviendo su desarrollo económico, el de sus familias y comunidades. 

Comunicado Institucional