Las obras de mejoramiento y adecuación de la infraestructura física de la sede norte de la Universidad del Atlántico avanzan a toda marcha, en el marco de un convenio interadministrativo entre la Gobernación y la institución de educación superior del departamento por un valor total de 63.431 millones de pesos.

De acuerdo con la gobernadora del Atlántico, Elsa Noguera, el ritmo de los trabajos se está acelerando con el principal propósito de garantizar un regreso seguro a clases presenciales, cumpliendo con las normas de bioseguridad establecidas para evitar la propagación del Covid-19.

“Para que el retorno a la presencialidad de nuestros estudiantes, profesores y personal administrativo sea de forma segura, estamos ejecutando obras en varios frentes dentro de las instalaciones. Por ejemplo, estamos adecuando el comedor para sea un área ventilada, donde toda la comunidad universitaria se integre y comparta en sana convivencia. También estamos instalando lavamanos con pedal integrado con dispensador de jabón, para garantizar el lavado frecuente de manos, y habrá control de acceso con sistema de detección de temperatura. Asimismo, se adelanta la remodelación de los baños y del sistema de automatización del agua potable para mejorar el suministro y almacenamiento, lo cual es clave para el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad”, explicó la mandataria departamental.

La Gobernadora agregó que de igual forma se intervienen las redes eléctricas, se están cambiando las luces de los pasillos de los bloques por luces led, se instalarán dos ascensores nuevos, se trabaja en el cambio de la ventanería, arreglo de cielo rasos, impermeabilización de cubiertas y adecuación de fachadas de los edificios de la universidad y el cerramiento desde la carrera 46 hasta el Bloque H.

En cuanto a los escenarios deportivos, dentro de las obras se contempla el cerramiento de la piscina, con el fin de cumplir con la normatividad actual, y se intervendrá el sistema de bombas, así como la pista atlética y a la cancha de fútbol. Además, se colocarán las luminarias de las áreas de fútbol y sóftbol, y se hará mantenimiento a las graderías.

“Estamos muy comprometidos con la educación de nuestros jóvenes y, por eso, nuestra misión es entregarles espacios funcionales, que a la hora de ponerlos en funcionamiento estén completos y puedan operar en óptimas condiciones”, añadió Noguera.

El convenio suscrito tenía un valor inicial de 59.930 millones de pesos, a los que la Uniatlántico adicionó 3.500 millones de pesos, que serán destinados a las obras de ampliación del comedor. Por su parte,  la Gobernación del Atlántico invirtió 40 mil millones de pesos, de los cuales 28 mil millones van para las obras de la sede norte, y 12 mil millones se destinarán a la restauración de Bellas Artes.

A la fecha, el proyecto de mejoramiento del comedor de la universidad está en etapa de diseños, mientras que las obras en los laboratorios del piso 6 bloque B (601, 608, 609 y 610) avanzan en un 30 por ciento. De igual forma, las adecuaciones de los baños del bloque B (piso 3, 4 y 5) y el bloque D (piso 5) tienen un avance del     40 por ciento. La compra de los dos ascensores del bloque ABC y el bloque G tiene un 50 por ciento de ejecución; y los trabajos en la cancha de fútbol y graderías alcanzan el 43 por ciento de avance.

Adicional a estas obras, se suman los esfuerzos de la administración departamental por otorgar la gratuidad total en la matrícula del primer semestre de este año para los estudiantes de pregrado de la Uniatlántico, y la entrega de simcards con planes de internet móvil a los estudiantes de estratos uno y dos en los 23 municipios del departamento, con el objetivo de garantizar la conectividad y acceso a las clases virtuales.