El sector salud es el quinto de mayor emisión de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en el mundo. Registra un 4,4 % de las emisiones netas globales, según estudios realizados en 2020 por la organización de expertos europeos independientes sobre cambio climático Third Generation Environmentalism (E3G).

Por eso es un desafío lograr que la refrigeración hospitalaria sea un 30 % más eficiente, lo que bajará la huella de carbono general de este sector en más de un 5 %, al tiempo que disminuirán los costos operativos.

Datos de la Unidad Técnica de Ozono (UTO) del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible indican que en las últimas décadas el sector salud ha utilizado con mayor frecuencia sistemas de refrigeración y acondicionamiento de aire para garantizar la calidad, la seguridad en sus procesos y el mantenimiento de insumos que son vitales en la prestación de sus servicios.

A considerar otras variables

En sintonía con la apuesta de reducción de emisiones de GEI que tiene el país al año 2030, que es del 51 %, el Ministerio viene dando a conocer entre las directivas del sector salud la importancia de contar con sistemas de refrigeración y aire acondicionado amigables con el medio ambiente.

“En general, al momento de decidir sobre los sistemas de enfriamiento a implementar en el sector, tienen mayor relevancia las variables asociadas a desempeño técnico y costos iniciales; sin embargo, es importante que las inversiones consideren otras variables relacionadas con la eficiencia energética de los equipos, la reducción de los costos de funcionamiento, las no afectaciones ambientales y la disminución de las emisiones de CO2”, comentó Leidy Suárez Orozco, coordinadora la UTO.

Encuentros con el sector

En el marco de la implementación del Protocolo de Montreal en Colombia, relativo a la eliminación del consumo de las sustancias agotadoras de la capa de ozono, la UTO, con apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Asociación Colombiana de Acondicionamiento del Aire y de la Refrigeración (Acaire) y la Universidad del Rosario programaron encuentros para orientar y ampliar las perspectivas frente al desarrollo y a la ejecución de alternativas de refrigeración y climatización con criterios de sostenibilidad económica y ambiental.

El primer evento se hizo el pasado 27 de julio; participaron más de 260 personas, quienes destacaron los conocimientos adquiridos sobre refrigeración y las estrategias de operación y mantenimiento de equipos que les permitirán utilizar eficientemente la energía, reducir costos e impacto ambiental; además, conocieron los resultados del primer estudio de caracterización de los equipos que está disponible para su uso y toma de decisiones.

El segundo evento se llevará a cabo el próximo 19 de agosto, de 9:00 a. m. a 12:00 m., y tiene como objetivo orientar a los encargados de los sistemas de refrigeración y aire acondicionado acerca de cómo lograr un uso, mantenimiento y manejo de sus procesos más sostenibles y resiliente al clima.

“Estos espacios mejoran la eficiencia y gestión de estos sistemas a través de una estrategia ‘gana-gana’ para el sector, aportando a su desempeño y acorde con los estándares ambientales, lo cual promueve mayor competitividad y apoya el cumplimiento de los compromisos internacionales adquiridos por Colombia y relacionados con la protección de la capa de ozono y la estabilidad climática”, explicó Suárez Orozco.

Para acceder al evento del 19 de agosto, los interesados podrán inscribirse a través del siguiente enlace: https: //www.urosario.edu.co/Eventos/Escuela-de-Administracion/Liderazgo-del-sector-sanitario-en-decisiones/, y para conocer más detalles de la iniciativa, pueden contactar a Clara Pardo, de la Universidad del Rosario (clara.pardo@urosario.edu.co); a Juan Moreno, de Acaire (proyectos@acaire.org), o a Leidy Suárez (lsuarez@minambiente.gov.co).