Los crecientes avances de la industria y la aceleración en la adopción de nuevas tecnologías por parte de las empresas, ha generado que muchos trabajadores vean como una amenaza inmediata a la automatización, e imaginen una era de desempleo tecnológico.

No obstante, las organizaciones han aumentado sus vacantes tras adquirir soluciones tecnológicas con inteligencia artificial.

Durante la evolución de la humanidad, la sociedad ha experimentado cambios por cuenta de la tecnología desde la primera revolución industrial, logrando que los empleos y profesiones se transformaran de acuerdo con las necesidades de la sociedad.

Según el reciente estudio del MIT ‘El trabajo del futuro’, el 63% de los empleos actuales no existían hace 80 años (inicios de la década de 1940).

Desde 1990, han surgido más de 1.500 nuevas funciones de ocupación como categorías laborales oficiales, entre las que se incluyen ingenieros de software, expertos en SEO y administradores de bases de datos.

Con el tiempo es probable que un número cada vez mayor de puestos de trabajo sean empleos híbridos, en los que los humanos trabajen junto a las máquinas.

Herramientas como la inteligencia artificial, no sustituirán a los humanos, sino que aumentarán sus capacidades. Durante los últimos años, se han automatizado los trabajos monótonos y peligrosos, permitiendo a los humanos centrarse en tareas de mayor valor añadido.

En algunos casos, tecnologías como las herramientas de automatización de procesos robóticos (RPA, por sus siglas en inglés), podrán situarse en el escritorio de los trabajadores humanos y proporcionarles indicaciones sobre cómo hacer mejor su trabajo, como priorizar las tareas o cumplir las normas en las ocupaciones que requieren cumplimiento y precisión, o incluso los humanos ayudarán a realizar tareas que la Inteligencia Artificial es actualmente incapaz de hacer.

El Foro Económico Mundial publicó que en 2022 se crearán 133 millones de trabajos y se perderán 75 millones.

Los puestos de trabajo que más relevancia tendrán de acuerdo con la organización son los analistas de datos, los expertos en inteligencia artificial y machine learning, y los directores generales y de operaciones.

La automatización por sí sola no va a robar puestos de trabajo como algunos temen. Dominará algunos puestos de trabajo, pero también dará paso a nuevas formas de empleo, muchas de ellas (aunque no todas) relacionadas con el desarrollo, el mantenimiento o el trabajo con esta nueva infraestructura tecnológica.

Por: David Hernández, Director de Ventas para Colombia y Ecuador Dell Technologies