La economía y sistema de pagos nacional viene atravesando un proceso de transformación en el que la tecnología viene siendo el motor de ese fenómeno.

Por una parte, la digitalización de las herramientas financieras y la aparición de nuevos métodos de pagos electrónicos continúa acelerándose gracias al impulso que se dio por el contexto generado a raíz de la pandemia.

Lejos de ser un tema coyuntural o una moda, las alternativas de pagos digitales vienen jugando un papel determinante y se espera que, a futuro, ese rol sea mucho más influyente. Para hacerse una idea de las cifras que se manejan, según el informe Payments 2025 & Beyond, realizado por PwC, se espera que para 2030 los pagos electrónicos en el mundo se tripliquen y superen las tres billones de transacciones.

En el caso de Colombia, el panorama es bastante positivo si se tiene en cuenta que, según cifras Mercado Pago, fintech de Latinoamérica, se vienen registrando crecimientos de triple dígito en pagos digitales, específicamente del 138% en links de pago y del 150% en páginas web. En cuanto a códigos QR se han presentado incrementos de hasta 5 veces en transacciones y en sectores como el de los restaurantes, el aumento en el uso de esta alternativa es del 170%.

“El futuro de cómo se moverá el dinero ya no será el mismo. La transición hacia métodos de pago electrónicos y la disminución del uso de dinero en efectivo es una tendencia que irá creciendo con el tiempo. Esto implica un rediseño de la estructura del sistema de pagos y una modernización en infraestructura y normatividad, para que se pueda avanzar de una manera más consistente y tratar de acercarnos al ritmo al que va el mundo en esta materia. Aquí, la aparición de nuevas tecnologías y herramientas digitales serán clave para el país”, afirma Diego Navarro, director de Mercado Pago. (Foto)

Precisamente, teniendo en cuenta su experiencia en los demás países donde opera y que quizás algunos de ellos van unos pasos más adelante, Mercado Pago presenta alguna de las tendencias que se verán en el país en el futuro cercano:

  • Pymes diversificarán sus alternativas de pago: la micro, pequeña y mediana empresa adoptaron las metodologías digitales para realizar transacciones durante la pandemia, pues les permitió mantener una canal efectivo con el consumidor y sobrevivir en medio de las complejidades. Ahora bien, después de la adopción viene la diversificación, por lo que cada vez será más común encontrar comercios que ofrecen terminales de pago mPOS, código QR, links de pago, entre otros. De esta manera, el consumidor tendrá mayores opciones y podrá elegir la mejor conveniencia.
  • Masificación de terminales POS y los lectores mPOS: los datáfonos son cada vez más populares en Latinoamérica dada su facilidad para el proceso de pago y los beneficios para la gestión del negocio. En el caso de los mPOS, que es un dispositivo móvil que hace las veces de caja registradora inalámbrica, enfocado principalmente para PyMes y Micronegocios, las cifras en la región son bastante positivas. En los últimos cinco años, Mercado Pago comercializó más de 10,5 millones de lectores y terminales en Argentina, Brasil y México. Además, se convirtieron en un factor para potenciar ventas y contribuir con una mayor formalización de la economía. 

De hecho, según un estudio de la Fintech, el uso de las terminales Point, que es el nombre que Mercado Pago le da a sus POS y mPOS, son la puerta de entrada a servicios financieros: más del 40% de los emprendedores en Latam, que cobran mediante la terminal no tiene o no utiliza una cuenta bancaria tradicional. Dado esto, se espera que está sea una de las tecnologías financieras que tome fuerza en las próximos meses y se masifiquen en los comercios, ya que el promedio, según el último reporte de banca de oportunidades, el país tiene 188 terminales POS por cada 10.000 adultos, mientras que, según estimaciones de Mercado Pago, en el caso de Brasil la cifra es de 626 por cada 10.000 habitantes, y 214 en el caso de Argentina. 

  • Consolidación de los Códigos QR: a pesar de que se viene hablando de esta alternativa de pago desde hace un tiempo, este es un mercado que aún está en su etapa de desarrollo, por lo que se espera que vaya creciendo a corto y mediano plazo. En el caso de Mercado Pago, se proyecta un crecimiento en su uso de hasta 10 veces con relación al año pasado. Así mismo, se prevé también que dicho método también se comience a popularizar en otras regiones del país, además de Bogotá, Medellín y Cali. 
  • Inclusión financiera: a medida que la conectividad vaya incrementando en el país, los pagos digitales se convertirán en la entrada a productos financieros o en la transición a instrumentos financieros digitales. Ya el reciente Reporte de Inclusión Financiera, elaborado por la Banca de Oportunidades, dejó ver que en 2020 las operaciones financieras realizadas por medios no presenciales tuvieron un crecimiento del 42,7% y el 66,3% del monto transaccionado fue a través de canales digitales. A futuro esta será una tendencia que se mantendrá en esa senda positiva y que les permitirá a más personas acceder a este tipo de productos.