En videos se evidenció cómo recibió y cómo entregó la UCI la Gerente que estuvo encargada del hospital de Pivijay, quien es la esposa de un funcionario de la Gobernación del Magdalena.

La diputada Elizabeth Molina Campo denunció que cientos de millones de pesos se habrían perdido en el hospital de Pivijay.

La denuncia radica en la inversión que se hizo para la prestación de un servicio de cuidados intensivos que nunca funcionó pese a que fue inaugurado por el mismo gobernador Carlos Caicedo.

“Es inaceptable que un bien público, que un espacio al que se le han invertido millonarios recursos de los magdalenense sea desvalijado, abandonado y esté deteriorado sin haber sido utilizado” señaló la diputada Molina Campo.

Asimismo, denunció que Martha Chaparro, esposa del Secretario de Gobierno y quien fungió como gerente encargada tras la salida de Mayra Castro, nunca contrató personal para que laborara en la sala de cuidados intensivos que fue inaugurada por el máximo mandatario departamental.

“Es preocupante que la salud en el Magdalena se haya convertido en un negocio, donde es poco importante el bienestar de los ciudadanos pero si es relevante los shows y la bulla mediática. Hoy quiero alzar mi voz porque un hospital al que se le invirtieron recursos de los magdalenenses, que costó plata, dinero para atender a ciudadanos esté desvalijado” manifestó la asambleísta.

La Diputada pidió a los entes de control que se apersonen e investiguen los hechos que deben ser sancionados, teniendo en cuenta, que se trata de una inversión pública y los responsables deben pagar por ello.

“Hay evidencias que esa sala fue entregada en buenas condiciones pero tras el paso en la gerencia de Martha Chaparro, se evidencia un saqueo y mal estado de infraestructura. ¿Acaso ser Gerente le permite abusar del poder y dañar un lugar que atendería a cientos de pivijayeros?” cuestionó la diputada Molina.

Las declaraciones de la asambleísta se dieron tras el regreso de Mayra Castro a la gerencia del hospital de Pivijay después de una lucha jurídica, en la que asegura que en la Gobernación del Magdalena le falsificaron su firma en una carta de renuncia que ella nunca presentó.