La guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) se atribuyó el viernes un ataque contra el oleoducto que transporta petróleo entre el campo La Cira Infantas y la Refinería de Barrancabermeja, en el en el noreste de Colombia, que provocó un incendio de grandes proporciones, aunque no dejó víctimas.

El ataque provocó un derrame de petróleo que afectó la vegetación y los suelos circundantes al oleoducto, informó en un comunicado Ecopetrol, que controló el incendio.

“Nuestras fuerzas guerrilleras ejecutaron acción de sabotaje contra líneas del oleoducto Cira Infantas al servicio de Ecopetrol (…) en la vía entre Barrancabermeja y Bucaramanga”, dijo el grupo rebelde en un comunicado en el que también asumió su responsabilidad por dos ataques similares que en septiembre obligaron a suspender la producción de algunos pozos.

El Campo La Cira Infantas, ubicado en el departamento de Santander, produce alrededor de 30.000 barriles diarios de crudo.

“Ecopetrol rechaza las acciones violentas cometidas por terceros contra el oleoducto Cira Infantas-Refinería de Barrancabermeja”, dijo la empresa en un comunicado en el que pidió suspender los ataques que ponen en riesgo la integridad de las personas, generan daños ambientales y afectan las actividades de las comunidades y de la industria petrolera.

Históricamente la infraestructura petrolera y energética de Colombia, país de 50 millones de habitantes, es blanco de ataques por parte de la guerrilla izquierdista, principalmente el ELN.

El grupo rebelde, conformado por unos 2.350 combatientes y considerado como una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, aseguró que busca una discusión sobre el uso de los recursos minero-energéticos.

El ELN, que es acusado de financiarse del secuestro, la extorsión, el narcotráfico y la minería ilegal, ha fracasado en la búsqueda de un acuerdo de paz para acabar con una confrontación que ha dejado 260.000 muertos, debido a sus posiciones radicales, una cadena de mando difusa y disenso en sus filas.

En lo que va de 2021, hasta septiembre, se han registrado 28 ataques contra oleoductos, mientras que el año pasado Ecopetrol reportó 51 atentados contra la infraestructura petrolera.

Ecopetrol es propietaria de un 52% del campo y el restante 48% es de SierraCol Energy, una empresa que se define como el primer productor independiente de petróleo de Colombia.

Por otra parte, la empresa energética recibió autorización de la Superintendencia Financiera para realizar una eventual oferta pública de acciones ordinarias, aunque el Estado mantendría una participación no menor al 80%.

El cupo global autorizado supera los 4.000 millones de acciones, dijo la empresa en un comunicado.

Ecopetrol es la empresa más grande de Colombia, genera la mayor parte de la producción de petróleo del país sudamericano y es propietaria de las dos principales refinerías y de la mayor parte de la red de oleoductos y poliductos.

(Reporte de Luis Jaime Acosta, Editado por Juana Casas)

Yahoo Noticias Agencia Reuters Foto internet Reuters