Diego Molando, ministro de la Defensa Nacional reconoció que el único sector privado que no perdió empleos durante la pandemia fue el de la vigilancia y, luego de verificar con la Superintendencia del gremio, “constatamos que, en los dos últimos meses, ha generado más de 30 mil empleos”.

“Es necesario reconocer que estas empresas se convirtieron en una de las aristas de la pandemia. Mientras el país vivía un aislamiento, primero preventivo y luego estuvo a la espera de las vacunas, nunca cerraron y se convirtieron en un sector prioritario y estratégico para el funcionamiento de la sociedad”, agregó el ministro.

“Es de aclarar también que 120 mil guardias recibieron un subsidio durante la pandemia y con sus apoyos estratégicos Colombia pudo solventar uno de los momentos más difíciles de la historia del país con la pandemia del Covid-19”, agregó.

“Este sector también fue vital durante abril, mayo y junio, especialmente por los hechos violentos que se generaron en contra de la democracia, de la libertad de movilización y de los ataques a la Policía, a la Dian, a los centros comerciales, cajeros bancarios, el transporte masivo de ciudades como Cali y Bogotá. Apoyados con la fuerza pública pudimos desbloquear el país y comenzamos a garantizar la libertad de movilización y la continuidad laboral”, manifestó.

“Con otras instituciones del gobierno nacional estamos trabajando en el avance de pruebas de salud ocupacional, la creación del seguro de vida para el vigilante, revisión del decreto 1272, fortalecer al sector para mayores oportunidades, diálogos y mesas de trabajo, reglamentar las jornadas laborales y los costos”, añadió el ministro en su mensaje para más de 300 empresarios de la vigilancia privada, reunidos en el Cuarto Congreso Internacional de Seguridad de Confevip, que se adelantó en Paipa, Boyacá.

El ministro adelanta una visita a los Estados Unidos luego de la captura de Otoniel, “un narcotraficante buscado por los organismos internacionales por su alta criminalidad”.