Desde el 2019, el Gobierno Nacional, en cabeza del presidente Iván Duque implementó la iniciativa BiodiverCiudades 2030, que hoy es referente mundial por haber logrado que las primeras 14 ciudades colombianas establecieran en su planeación proyectos medio ambientales enfocados a temas de recuperación y conservación, así como de calidad del aire, entre otros.

Hoy, resultado de esta iniciativa del Gobierno de Colombia, se publicó el reporte ‘BiodiverCiudades hacia 2030: Transformando la relación de las ciudades con la naturaleza’, elaborado por el Instituto Alexander von Humboldt en colaboración con el Foro Económico Mundial (WEF, por su sigla en inglés), organización que en enero de 2020 invitó por primera vez a un jefe de Estado de Colombia para participar en la versión número 50 del foro internacional, espacio donde se lanzó la iniciativa BiodiverCiudades, que lidera el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

Este nuevo reporte, que recibió aportes de la Comisión Global de Expertos de BiodiverCiudades. confirma que es necesario armonizar la relación entre los entornos urbanos y los espacios naturales, debido a los desafíos actuales de pérdida de biodiversidad y lucha contra el cambio climático, justamente porque las ciudades aportan el 80 % del PIB mundial, y representan el 75 % de las emisiones globales de Gases de Efecto Invernadero (GEI).

El White Paper publicado hoy se convierte en una nueva hoja de ruta que ayuda a las ciudades a adoptar soluciones basadas en la naturaleza para la infraestructura urbana, a fin de optimizar el gasto y potenciar el crecimiento sostenible, y propone la gobernanza urbana, planeación y movilización de inversiones para restablecer y equilibrar la relación ciudad-naturaleza, aportando soluciones que fomentan la biodiversidad en el desarrollo urbano y aumenten la capacidad de las ciudades de soportar y adaptarse mejor a los crecientes riesgos asociados con el clima extremo, al tiempo que impulsa el crecimiento económico sostenible.

Proteger la biodiversidad existente

El ministro de Ambiente, Carlos Eduardo Correa, que fue nombrado Champion por Nature por el Foro Económico Mundial en 2021, aseguró que el reporte es un llamado a la acción para integrar la naturaleza en los entornos construidos y planear las ciudades del futuro.

“Es fundamental mantener un equilibrio entre el desarrollo urbano y la naturaleza, proyectando ciudades y territorios sostenibles ambientalmente. En medio de esta crisis climática global, no podemos hablar de desarrollo urbano y crecimiento de ciudades, sino se concibe y se planean las ciudades desde la sostenibilidad ambiental, que incluye proteger la biodiversidad existente”, explicó Correa.

En Colombia son 14 las ciudades que hacen parte de la iniciativa: Barranquilla, Leticia, Villavicencio, Medellín, Bucaramanga, Quibdó, isla de San Andrés, Barrancabermeja, Manizales, Montería, Armenia, Yopal, Pasto y Pereira, que ingresó recientemente.

Economía y oportunidades de empleo

Las soluciones basadas en la naturaleza aplicadas a proyectos de infraestructura, así como la restauración y optimización de áreas ya construidas o intervenidas para abrir espacio a la biodiversidad, pueden llegar a ser un 50 % menos costosas que las alternativas netamente grises, y ofrecen un valor agregado en términos de productividad porque, además, incluyen a las comunidades de las ciudades.

Uno de los principales hallazgos es que existe una oportunidad de inversión de 583 mil millones de dólares en Soluciones Basadas en la Naturaleza, para infraestructura e intervenciones que liberen espacio para la biodiversidad en las ciudades.

“Este cambio de dirección hacia intervenciones positivas para la naturaleza podría crear más de 59 millones de empleos para 2030 a escala global, incluidos 21 millones de empleos dedicados a restaurar y proteger los ecosistemas naturales, es decir, estamos hablando no solo de plantear soluciones para la adaptación y la mitigación del cambio climático, sino también de reactivación económica”, agregó el ministro Correa.

Un compromiso ejemplar

Entre tanto, el presidente Duque aseguró que Colombia quiere ser un laboratorio de biodiverciudades: “Iniciamos con 14 de ellas que han dicho públicamente, a través de sus alcaldes y el sector privado, que quieren adoptar este concepto y mostrarle al mundo que un país que solamente representa el 0.06 % de las emisiones mundiales de CO2, va a actuar como si fuera el único emisor”.

El reporte resalta que incentivar inversiones representa múltiples cobeneficios, entre estos, la resiliencia climática, la competitividad económica y el bienestar humano, a la vez que fomenta nuevos valores y sentido de pertenencia en la ciudadanía, e innovaciones inspiradas en los sistemas vivos, como la arquitectura biomimética y la economía circular.

“El reporte resalta el trabajo que han realizado durante varios años las ciudades en Colombia, las que han venido construyendo territorios en armonía con la biodiversidad, para transformarse en biodiverciudades a partir de nuevos mecanismos financieros, y proyectos de escala urbana y metropolitana que incorporan soluciones basadas en la naturaleza”, afirmó Carlos Eduardo Correa.

De acuerdo con Hernando García, director del Instituto Humboldt, este documento brinda evidencia sobre los beneficios de traer la biodiversidad a las ciudades, haciendo de los entornos urbanos un eslabón clave para lograr la sostenibilidad planetaria. “Además, nos facilita tender puentes con sectores como transporte, vivienda, espacio y equipamiento público en nuestras ciudades”, indicó el funcionario.