Un fiscal del Grupo de Tareas Especiales para el Caso Odebrecht imputó a Daniel Andrés García Arizabaleta como supuesto responsable del delito de enriquecimiento ilícito. El cargo no fue aceptado por el procesado.

En el curso de la investigación se estableció que esta persona, al parecer, recibió pagos de la Constructora Norberto Odebrecht durante los periodos 2009 – 2010 y 2012 – 2013. Al parecer, la multinacional brasileña le hizo llegar los dineros mediante Eduardo José Zambrano Caicedo, representante legal de la empresa Consultores Unidos S.A.

En ese sentido, García Arizabaleta suscribió dos contratos simulados con Consultores Unidos por concepto de asesoría y gestión comercial. Posteriormente, para acreditar el aparente cumplimiento del objeto contractual pactado, presentó varias cuentas de cobro y facturas por servicios que nunca se prestaron.

Con estas maniobras, presuntamente, se garantizó el desembolso efectivo de los dineros enviados por Odebrecht y se intentó ocultar la relación que tenía con esa constructora.

El material de prueba indica que, con ocasión de los recursos recibidos, García Arizabaleta obtuvo un posible incremento patrimonial injustificado de 360 millones de pesos.