Un descarado Japón derrota 2-1 a Alemania

40
Japón le propinó un dolorosa derrota a Alemania en su debut de la Copa del Mundo. (Foto: Alexander Hassenstein/Getty Images)

Japón, el equipo sorpresa, venció a Alemania de manera sorpresiva en Qatar 2022. Todo pintaba para que los germanos ganaran con facilidad, pero una valiente actuación de los asiáticos, quienes no dejaron de luchar, fue más grande que todo el talento e historia con el que cargaban sus rivales.

El Estadio Internacional Khalifa fue testigo de una de las actuaciones más osadas de un equipo asiático en una Copa del Mundo. Japón asustó y derrotó a la Selección Alemana, que ni con todas sus estrellas pudo ganar.

Los goles de Ritsu Doan y Takuma Asano fueron suficientes para darle un amargo debut a los alemanes. Ni Neuer, ni Muller, ni nadie pudo con el embate asiático. Sí, parte de la culpa es de los europeos, quienes no fueron lo que su historia les demanda: determinantes. Tuvieron llegadas para aumentar la ventaja, pero no lo concretaron. Eso le dio vida a un equipo que amenaza a cualquiera.

Sin ángulo y contra una leyenda del fútbol, así fue el gol de Asano. (Foto: Robert Cianflone/Getty Images)
Sin ángulo y contra una leyenda del fútbol, así fue el gol de Asano. (Foto: Robert Cianflone/Getty Images)

Japón no fue superior durante todo el tiempo, tuvieron que resistir. Hasta el minuto 75 estaban abajo en el marcador. Todo parecía el escenario cantado, Alemania venciendo y siendo candidata. Pero llegó Dohan quien aprovechó el balón muerto que dejó Manuel Neuer. El empate estaba pero buscarían más.

Luego, llegó el 2 a 1 gracias a la fortaleza de Asano, quien se incrustó hasta el área chica de los alemanes. Ni el achique de una de las leyendas de la portería pudo detener la sorpresa consumada por Japón.

La Selección Japonesa asumió su rol: un equipo que no podía quitarle el balón a uno de los mejores mediocampos del mundo. Había que aguantar y esperanzarse en el juego directo. Hajime Moriyasu, timonel asiático, encomendó eso a sus pupilos, y estos lo ejecutaron a la perfección.

La unión y solidaridad del grupo fue clave en la épica de Japón. (Foto: David Ramos - FIFA/FIFA via Getty Images)
La unión y solidaridad del grupo fue clave en la épica de Japón. (Foto: David Ramos – FIFA/FIFA via Getty Images)

Alemania buscaba quitarse la espina del mundial anterior. En Rusia 2018 llegaba como campeona del mundo y se medía a un modesto pero siempre tenaz México. Un soitario gol de Hirving Lozano fue lo que sepultó a los germanos, quienes aunque intentaron, no pudieron con la defensa azteca y perdieron.

Una nueva camada de futbolistas liderada por Kai Havertz, Jamal Musiala y Serge Gnabry cayó de forma increíble; no respondieron a la historia de la siempre poderosa Alemania. Tampoco importaron los pilares de experiencia: ni Neuer, ni Gundogan, ni Kimich pudieron hacer algo diferencial en el campo. Únicamente el mediocampista del Manchester City marcó el penal que adelantó momentáneamente a su equipo.

Ahora los retos son complejos en el grupo E. Los germanos deberán vencer sí o sí a Costa Rica y a España para seguir soñando con los octavos de final. Ahora ya nadie es “rival fácil”, todos pueden ganar y Japón es la viva muestra.

Esta Copa del Mundo no deja de sorprender. Primero, Argentina cayó contra Arabia Saudita. Ahora el combinado nipón consumó una de las mayores hazañas en su historia.

Supercampeones, ese es el ánime que cobró vida. Aquella serie mítica para millones de infancias parece haberse trasladado a la realidad. Hasta parece que Oliver Atom, Steve Hyuga y Benji Price fueron la inspiración de los elementos nipones.

Este fue el primer enfrentamiento entre ambas selecciones en una justa mundial. No se conocían lo suficiente, y quizá ese fue el error de Alemania, pensar que sus 4 estrellas en el escudo iban a bastar para derrotar a un equipo que no tiene ninguna.

Eduardo Aguilar

Yahoo Noticias / Deportes