Unimagdalena entrega $ 157 millones para restaurar asilo de Santa Marta 

38

Pablo Vera Salazar, Rector de la Universidad del Magdalena, oficializó la entrega de $157.432.326 correspondiente al total recaudado para reconstruir y dotar el Centro de Bienestar al Anciano Sagrados Corazones de Jesús y María, más conocido como el asilo de Santa Marta.

La donación se concedió en la socialización de resultados de la campaña ‘¡Pa´ allá vamos todos!’, realizada en el Salón Parroquial del Centro de Bienestar ante la presencia de los adultos mayores beneficiarios, medios de comunicación y comunidad universitaria.

En este acto el Rector Pablo Vera informó que se recolectó el 105 % de la meta establecida. Posteriormente, autorizó la transferencia del recurso y otorgó el cheque simbólico al Padre Mario González García, representante legal del asilo.

“Vinimos entregar el dinero y honrar la palabra. Gracias por compartir una causa común que nos llenó de entusiasmo. No recibimos ninguna donación de un ente público. Lo que tengamos que hacer para seguir fortaleciendo este espacio, lo vamos a hacer”, expresó el Máximo Directivo.

En tres meses, Unimagdalena logró movilizar los corazones de ciudadanos, empresas, estudiantes, docentes, contratistas, funcionarios y graduados, quienes unieron sus voluntades en un propósito común: devolverle la dignidad a los adultos mayores en sus últimos años de vida.

Gratitud del asilo

Con expresiones de gratitud, el Padre Mario González García, representante legal del Centro de Bienestar al Anciano, recibió con beneplácito la donación y reconoció la solidaridad de Unimagdalena por liderar la campaña, así como de los benefactores que se sumaron a ella.

“No dejamos de admirar una y otra vez el milagro de su corazón generoso y valiente señor Rector y el espíritu amable de sus colaboradores. Hoy damos gracias a Dios porque han sido el instrumento para que muchos conocieran la labor que aquí desarrollamos calladamente”, aseguró.

Así mismo, el Padre Mario González manifestó que la donación contribuirá a la reconstrucción y remodelación del espacio donde conviven 20 mujeres mayores y su respectiva dotación con baterías sanitarias, pues actualmente las adultas deben compartir el mismo baño.

El sacerdote concluyó que, gracias a la campaña solidaria, el Centro de Bienestar al Anciano puede solventar la inoperancia del sector público, cuya indiferencia e indolencia ha puesto en riesgo la sostenibilidad del lugar y los ha obligado a subsistir de la caridad de privados.

De esta manera, Unimagdalena corrobora que su labor institucional va más allá de la misión educativa y ratifica el amplio sentido de su responsabilidad social, liderazgo y compromiso por el bienestar del territorio.