Lo que un solitario Biden hizo y no logró durante su viaje a Israel

562

Análisis de Stephen Collinson

(CNN) — El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, regresó a casa después de siete horas en la zona de guerra israelí con un Oriente Medio cada vez más tenso y en peores condiciones que cuando llegó.

Biden dijo a los periodistas en el Air Force One que estaba satisfecho de haber hecho un trabajo, en particular en la cuestión del desbloqueo de la ayuda humanitaria a la sitiada Gaza, que ha estado bajo intensos bombardeos israelíes desde los horribles ataques terroristas de Hamas el 7 de octubre.

Pero su misión también mostró los límites de la influencia de Estados Unidos en una región al borde de una violencia más amplia, mientras las narrativas contradictorias entre Israel y los estados árabes sobre una explosión en un hospital en la ciudad de Gaza que se cree que mató a cientos de personas profundizaron la crisis.

El presidente logró un objetivo clave de su misión: expresar su profundo respeto por Israel, asumir conmovedoramente el trauma y el dolor del país e invocar analogías con el Holocausto al prometer estar para siempre junto al pueblo judío.

Pero también suplicó a los líderes israelíes que no permitieran que la ira por los asesinatos de “sus padres, sus abuelos, hijos, hijas, niños e incluso bebés” empañara la claridad sobre sus objetivos al tratar de destruir a Hamas.

Biden y Netanyahu
Biden y Netanyahu

El presidente trazó una firme distinción entre el pueblo palestino y sus gobernantes radicales de Hamas, a quienes acusó de utilizar a civiles como escudos humanos para armas y túneles, y lamentó las vidas “inocentes” perdidas en Gaza después de días de bombardeos israelíes.

Pero a medida que las protestas por la explosión del hospital se extendían por toda la región, la terrible posibilidad de que la guerra de Israel con Hamas se intensificara más allá de sus fronteras se hizo aún mayor cuando Biden subió a bordo del Air Force One para volar a casa este miércoles. El presidente admitió ante los periodistas que su misión de emergencia había sido un riesgo, pero insistió en que había logrado un éxito.

Aún así, dada la enorme inversión política de prestigio e influencia estadounidense que implica un viaje presidencial repentino, es justo plantear la pregunta de qué produjo exactamente el viaje de Biden.

La explosión en un hospital eclipsó el viaje de Biden desde el principio

Los objetivos más amplios del viaje nunca tuvieron ninguna posibilidad después de que una explosión el martes en un hospital de Gaza que, según funcionarios palestinos, mató a cientos de personas desató protestas en varias naciones árabes. Era exactamente el tipo de incidente que el presidente esperaba evitar viajando a la región, pero su viaje de alto riesgo llegó demasiado tarde.

Biden se puso del lado de las afirmaciones israelíes de que la explosión fue causada por un cohete fallido de la Yihad Islámica lanzado hacia Israel, una evaluación que, según dijo, estaba respaldada por la inteligencia estadounidense sobre el incidente.

Pero las preguntas sobre los orígenes de la explosión hicieron poco para calmar la furia que desató en todo el mundo árabe, donde hay poca confianza en las declaraciones de los gobiernos de Estados Unidos o Israel y gran enojo por el trato a largo plazo de los palestinos.

La tragedia provocó la cancelación de una etapa crítica de la visita de Biden a Ammán, donde debía reunirse con el rey Abdullah II de Jordania, el presidente de Egipto y el líder del Gobierno Autónomo Paslestino.

En lugar de albergar una cumbre presidencial, Ammán se vio sacudida este miércoles por una segunda noche de enormes protestas que cristalizaron la ira en las naciones árabes por el ataque israelí a Gaza. También estallaron manifestaciones en Túnez, Iraq, Irán, la Ribera Occidental ocupada y el Líbano.

El Departamento de Estado de Estados Unidos aconsejó a los estadounidenses que no visitaran el Líbano, y el creciente malestar público por la situación en Gaza pareció endurecer las actitudes de las potencias regionales clave. Por ejemplo, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, llamó a “toda la humanidad a tomar medidas para detener esta brutalidad sin precedentes en Gaza” en una publicación en X, calificando la explosión en el hospital como el “último ejemplo de los ataques de Israel desprovistos de los valores humanos más básicos”.

La reunión en Ammán iba a ser vital para el esfuerzo de Biden por equilibrar su apoyo inequívoco a Israel (después de la matanza de más de 1.400 civiles por parte de Hamas y la toma de más de 200 rehenes) con un esfuerzo por involucrar a los líderes árabes a los que necesita para contener el conflicto.

El hecho de que el rey de Jordania; el presidente de Egipto, Abdel Fattah el-Sisi; y el líder del Gobierno Autónomo Palestino, Mahmoud Abbas, estuvieran dispuestos a desairar al presidente de Estados Unidos –un aliado clave y donante de ayuda– no dice mucho sobre la influencia de Washington en este momento o de sus esperanzas de salvar una iniciativa de paz regional.

La posibilidad de que el malestar en todo el mundo árabe se extienda y cause inestabilidad ahora probablemente pese sobre las decisiones políticas de los líderes clave de la región, incluso aquellos que están aliados con Estados Unidos.

El discordante comentario de Biden sobre el “otro equipo”

Es posible que Biden haya exacerbado las sospechas regionales sobre el papel de Estados Unidos cuando dijo que la explosión del hospital parecía haber sido causada por el “otro equipo”. Esto fue un recordatorio de cómo Biden a menudo crea momentos tonalmente incómodos que juegan con las afirmaciones republicanas de que, a la edad de 80 años, puede tener dificultades para cumplir su papel en un posible segundo mandato.

La frase también pareció frívola dado el horror indescriptible que se desarrolló en el hospital de la ciudad de Gaza, que estaba abarrotado incluso antes de la explosión debido a los continuos ataques aéreos de Israel mientras persiguen a Hamas. Y lo que es más importante, probablemente también erosionó aún más la capacidad de Biden para realizar una compleja tarea vital para aliviar las tensiones en la región al operar como un tercero entre Israel y los aliados árabes de Estados Unidos.

Biden respaldó la afirmación de Israel de que el grupo extremista Yihad Islámica estaba detrás del ataque, y señaló que estaba basándose en evaluaciones basadas en datos del Departamento de Defensa de Estados Unidos. El Consejo de Seguridad Nacional también dijo que cree que Israel “no fue responsable” del ataque. La Yihad Islámica ha negado su participación.

La reputación del presidente también está en juego por la ayuda a los civiles de Gaza. Hizo un llamamiento al gabinete israelí para que permita la entrada de asistencia humanitaria vital al enclave desde Egipto con la condición de que llegue a civiles y no a combatientes de Hamas.

Esta vista aérea muestra a personas de pie ante edificios destruidos en el sitio del hospital Ahli Arab en el centro de Gaza el 18 de octubre de 2023. (Crédito: Shadi Al-Tabatibi/AFP vía Getty Images)
Esta vista aérea muestra a personas de pie ante edificios destruidos en el sitio del hospital Ahli Arab en el centro de Gaza el 18 de octubre de 2023. (Crédito: Shadi Al-Tabatibi/AFP vía Getty Images)

“Como probablemente les dijeron, fui muy directo con los israelíes”, dijo Biden a los periodistas en el Air Force One de camino a casa. “Israel ha sido gravemente victimizada, pero la verdad es que si tienen la oportunidad de aliviar el sufrimiento de las personas que no tienen adónde ir, eso es lo que deberían hacer”.

“Si no lo hacen”, continuó, “se les hará responsables de maneras que pueden ser injustas”.

Biden también dijo que había hablado con el presidente de Egipto durante más de una hora en el Air Force One y que Sisi había acordado abrir el cruce de Rafah hacia Gaza a 20 camiones que transportaban ayuda humanitaria.

El presidente dijo que hay que arreglar la carretera antes de que los camiones puedan pasar y que espera que estén en movimiento este viernes. El cruce sólo se abriría para recibir ayuda, dijo Biden, no para evacuaciones.

Si bien la llegada de los camiones marcaría un gran avance, el nivel de necesidad entre los civiles de Gaza que no tienen dónde huir de los ataques israelíes es inmenso. Y hay dudas sobre si incluso los 20 camiones lograrán sobrevivir.

“El diablo está en los detalles”, dijo este miércoles Mark Regev, un alto asesor de Netanyahu, a Wolf Blitzer de CNN, argumentando que Hamas había robado envíos de ayuda anteriores.

Las advertencias veladas de Biden a Israel

No todo lo que sucede en un viaje presidencial es visible. Las reuniones privadas con líderes extranjeros a menudo dan lugar a acuerdos que influyen en acontecimientos futuros. Por lo tanto, las indicaciones inmediatas no siempre son un barómetro útil sobre la eficacia de dichos viajes. Pero por mucho que los funcionarios de la Casa Blanca intentaran restar importancia a las expectativas, había un claro imperativo para la misión de Biden de reducir las tensiones, objetivo que no se logró.

El presidente Joe Biden habla mientras se reúne con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, el miércoles 18 de octubre de 2023, en Tel Aviv. (Crédito: Evan Vucci/AP)
El presidente Joe Biden habla mientras se reúne con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, el miércoles 18 de octubre de 2023, en Tel Aviv. (Crédito: Evan Vucci/AP)

Sin embargo, el discurso de Biden al pueblo israelí fue una elocuente declaración de apoyo a un aliado traumatizado por un ataque terrorista. Y políticamente, el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, debilitado por la crisis, está ahora endeudado con el presidente, por lo que puede ser más susceptible a la presión estadounidense. Los pedidos de clemencia para los civiles palestinos podrían tener una mejor audiencia entre el público israelí enojado y afligido, dada la voluntad de Biden de viajar al país en una hora oscura.

Ivo Daalder, exembajador de Estados Unidos ante la OTAN, dijo a Anderson Cooper de CNN que la visita de Biden había valido la pena para demostrar que Israel no estaba solo. Pero Daalder también destacó las alusiones de Biden a cómo las decisiones nacidas de la ira y el dolor después de los ataques del 11 de septiembre de 2001 habían llevado a Estados Unidos por caminos dudosos.

“Creo que aprovechó la visita para entablar conversaciones muy serias con el primer ministro Netanyahu y el gabinete de guerra sobre la estrategia que Israel ha emprendido”, dijo Daalder. “Creo que el presidente estaba compartiendo algunas dudas de que, de hecho, el actual esfuerzo de Israel esté avanzando en la dirección correcta”.

Biden también envió una advertencia a los enemigos israelíes distintos de Hamas –como Irán y el grupo militante Hezbollah con base en el Líbano– de que Estados Unidos estaba preparado para hacer todo lo necesario para defender a su aliado. La presencia de Biden reforzó el mensaje enviado por dos grupos de batalla de portaaviones que ha desplegado en la zona.

“Mi mensaje a cualquier Estado o cualquier otro actor hostil que esté pensando en atacar a Israel sigue siendo el mismo que hace una semana: no, no, no lo hagas”, dijo Biden.

Pero al no lograr ningún avance inmediato, el viaje de Biden también mostró los límites de la influencia de Estados Unidos en una situación geopolítica grave y, por lo tanto, sugirió, de manera preocupante, que tal vez no sea posible evitar que los acontecimientos se salgan de control.

Yahoo Noticias